•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El kínder María Montessori ubicado en Altamira, que en marzo pasado fue cerrado por el Ministerio de Educación tras una denuncia por maltrato infantil contra su directora, podría reabrir sus puertas próximamente, según César Ramírez, abogado defensor de Nelly Márquez de Alonso, fundadora y exdirectora del centro.

Hace dos días, la Juez Cuarto Local Penal de Managua, Dominga Ampié, emitió un fallo en el que declara culpable a Márquez de Alonso por el delito de lesiones psicológicas leves en perjuicio de una menor de edad que estudiaba en el preescolar, pero no le impone ningún tipo de pena y le da el derecho de reabrir el centro.

“La sentencia dice que (Márquez de Alonso) permanecerá en libertad porque la falta es leve e incluso le suspende la medida cautelar de presentarse a los juzgados cada miércoles (…) no existe tal casa por cárcel, la sentencia es clara en que no va a permanecer ni un día privada de libertad”, señaló Ramírez.

La parte defensora aseguró además que con base en el mismo fallo, que le reconoce a Márquez de Alonso el derecho de reabrir el centro, en los próximos días solicitarán ante el Mined que el kínder María Montessori vuelva a funcionar.

La denuncia surgió luego de que en las redes sociales circularan tres videos en los que se observaba a Márquez de Alonso dando manotazos a tres de sus estudiantes, entre ellos la niña, cuyos padres interpusieron la denuncia contra la directora.

Ramírez afirma que dichos videos fueron alterados porque durante el juicio ni la Fiscalía, ni los padres, ni la parte acusatoria quisieron someterlos a pruebas de criminalística.

Viene apelación

El abogado acusador y representante de los padres de la niña que fue víctima de agresión, Manuel Ignacio Lacayo, se mostró en desacuerdo con el hecho que la Juez Cuarto Local Penal de Managua, Dominga Ampié, no interpuso ninguna pena contra Márquez de Alonso, por lo que indicó que apelarán para que reciba alguna sanción.

“¿Qué castigo obtuvo?, más bien recibió un premio”, apuntó Lacayo, quien criticó el hecho que en el fallo se haya reconocido el derecho de Márquez de Alonso a reabrir el centro, pues dijo que ese asunto no fue objeto de juicio y, por tanto, consideró que la jueza Ampié se extralimitó en sus facultades.

La parte acusatoria explicó que la suspensión de la pena pese a la existencia de un fallo de culpabilidad es un beneficio que contemplan los artículos 87 y 88 del Código Penal al tomar en cuenta la edad del acusado, la falta de antecedentes y otros elementos atenuantes.

José Antonio Zepeda, secretario general de Anden y quien en su momento encabezó la comisión que investigó el caso de violencia en el kínder María Montessori, afirmó por su parte que luego del fallo, Márquez de Alonso tiene la posibilidad de solicitar al Mined que el centro reabra en las mismas condiciones de antes o quedarse dando clases privadas como asesoría.

(Con la colaboración de Róger Olivas y Hatzel Montez).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus