•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional vuelve a vestirse de luto.

El oficial Kevin Isaú Valle Carrasco, miembro de la Dirección de Operaciones Especiales, murió ayer durante los enfrentamientos entre fuerzas del orden y manifestantes que fueron desalojados porque mantenían un tranque frente al acceso principal de la empresa minera B2Gold, en el distrito minero de la Mina El Limón, municipio de Malpaisillo, departamento de León.

Durante los disturbios 31 personas resultaron lesionadas, de las cuales 23 fueron agentes policiales y el resto civiles, además se registró la quema y saqueo de la unidad policial del distrito minero, informó en conferencia de prensa la primera comisionada Aminta Granera, jefa de la institución policial.La estación policial de Malpaisillo fue destruida.

“Él (Valle Carrasco) venía dando protección al bus (de la empresa B2Gold), él recibió los golpes, recibió las piedras, él con tres compañeros más lograron avanzar hasta una finca, en la finca ya se sentía mal el compañero de los golpes recibidos, avanzaron 150 metros más buscando el hospital de la Mina El Limón, allí los encontró una patrulla, sin embargo en el camino hacia el hospital el compañero murió”, detalló Granera.

Valle Carrasco, de 21 años, era originario de Ocotal, Nueva Segovia, y hoy recibirá un homenaje póstumo en las instalaciones del complejo policial Faustino Ruiz.

En un comunicado la empresa B2Gold, concesionaria de la operación minera en esa zona, lamentó la muerte violenta del agente policial, y recordó que desde hace once días la operación minera ha estado paralizada.

“Debido al tranque ilegal de un reducido grupo de personas que protestan luego que el Ministerio del Trabajo de Nicaragua aprobara por causa justa la cancelación de los contratos de tres personas que laboraban en la empresa, y que provocaron perjuicios económicos en contra de la compañía y vulneraron el Código de Ética interno”, señala el comunicado de B2Gold.

El comunicado de la empresa agrega que “durante todo ese tiempo de tranque ilegal, los trabajadores y sus familias han sido agredidos e intimidados por el grupo protestante, sin embargo se desató la violencia cuando miembros de la Policía Nacional intentaron despejar la entrada principal de la operación minera”.

Heridos de gravedad

Los policías que fueron heridos de gravedad son: el comisionado Enrique Flores, con politraumatismo más contusión de hombro derecho; capitán Aurelio Vargas, con lesiones en la cara y el brazo; inspectora Luisa Zapata, con quemadura en la ingle y charneles en los brazos; suboficial Massiel Sánchez, con fractura en el hombro derecho; suboficial Gerald López, con fractura en la pierna izquierda; policía Yaoska Urbina, con politraumatismo más contusión de pierna y pie izquierdo y la policía Juana Vásquez, con heridas contusas más politraumatismo.

Durante el enfrentamiento, los manifestantes, entre los que también había pobladores del lugar, volcaron una camioneta propiedad de la Policía Nacional, además apedrearon y quebraron los ventanales de un bus y tres camionetas de la empresa minera.

El enfrentamiento ocurrió desde horas de la mañana luego que fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional procedieran a desalojar a unas 40 personas que impedían la libre circulación de peatones y vehículos en la entrada principal de la compañía. Posteriormente a la protesta se sumaron pobladores del lugar y se contabilizaban alrededor de 150 personas.

Advierten de cierre

Jorge Martínez, represente legal de B2Gold en Malpaisillo, lamentó los hechos violentos y llamó a los extrabajadores a abandonar la protesta y a respetar las leyes como elemento clave para el desarrollo de la comunidad.

“Lo más lamentable es que la empresa podría cerrar sus operaciones y muchas familias quedarían en el desempleo”, advirtió Martínez.

Además manifestó que “hasta el día de hoy no hemos logrado el ritmo productivo de la empresa, nos preocupa la seguridad de nuestros trabajadores, de las personas que colaboran con la empresa minera y de la misma población aledaña, que siempre que ocurren alteraciones al orden público resultan afectados”.

“La posición violenta que ocurre esperamos que se logre controlar y buscar una solución, porque eso queremos todos, el Gobierno, la empresa privada y la población en general, todos debemos de poner un granito de arena para lograr el desarrollo de nuestro país”, agregó Martínez.

Investigan y buscan culpables

La directora de la Policía Nacional, Aminta Granera, aseguró que hasta ayer no había detenidos por este enfrentamiento, pero que el orden ya fue restablecido en el distrito minero.

No obstante, indicó que un equipo técnico de investigación realiza las diligencias pertinentes, a fin de establecer responsabilidades particulares para poner a los responsables de estos hechos ante los tribunales de justicia, para aplicarles todo el peso de la ley.

“Con los últimos acontecimientos, yo no diría que está perdiendo autoridad la Policía Nacional, yo diría que la Policía Nacional está demostrando con hechos que está dispuesta a dar su vida para la tranquilidad de las familias nicaragüenses”, indicó Granera.

  • 9 oficiales han muerto en el cumplimiento de su deber este año, según cifras oficiales de la institución.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus