•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Saqueo y destrucción en las instalaciones de una gasolinera, daños a un cajero automático, el destrozo de los vidrios de un vehículo y cuatro policías lesionados, es parte del saldo registrado ayer en Chichigalpa, municipio de Chinandega, luego que un grupo de unos 400 manifestantes fueron desalojados por la Policía Nacional.

Los manifestantes, que se identifican como enfermos y familiares afectados por la Insuficiencia Renal Crónica (IRC), se habían apostado ayer por la tarde frente a las instalaciones de la Compañía Licorera de Nicaragua, para protestar por la detención de uno de sus líderes, e impedían la libre circulación, por lo cual la Policía tuvo que desalojarlos.

El Nuevo Diario trató de obtener la versión de la Compañía Licorera, a través de su oficina de relaciones públicas, y aunque prometieron devolver llamada, al cierre de nuestra edición no obtuvimos respuesta.La Policía desplegó a sus tropas en Chichigalpa.

También intentamos conocer la versión oficial de la institución policial, pero el comisionado  mayor César Cuadra dijo desconocer del caso y el vocero de la Policía comisionado Fernando Borge no atendió a nuestras llamadas.

Perjuicio

Erick Baltodano, propietario de la gasolinera Petronic, ubicada a la entrada de la ciudad, fue el más perjudicado, pues tras ser repelida la protesta por las fuerzas del orden, desde el portón de la Licorera, los manifestantes volcaron su furia y frustración contra los vidrios de la gasolinera, saqueando todo el inventario del pequeño negocio de bebidas, alimentos y productos varios, destruyendo el cajero automático del que intentaron llevarse el dinero y quebrando los vidrios de un carro, propiedad de la empresa aseguradora estatal Iniser.

Baltodano declaró que es la primera vez que ocurre un acto de esa naturaleza en esta ciudad del Occidente del país, y estima que las pérdidas ascienden a más de 200 mil dólares, y responsabilizó de los actos vandálicos a la directiva del movimiento de personas con IRC, y aseguró que interpondrá denuncias ante la Policía Nacional de Chichigalpa.

El origen

“Venimos pidiendo desde hace mucho tiempo que se nos indemnice por daños a la salud, pero se nos niega el derecho”, manifestó José Noel García, líder entre el grupo que protestaba, y explicó que la protesta tiene su origen en la supuesta captura del presidente de la asociación de enfermos de IRC, Luis Roberto Nicoya, a  quien la Policía le habría descubierto una cierta cantidad de bombas de morteros.

Los protestantes exigen la libertad de Nicoya y anoche aún amenazaban con realizar actos más violentos si las autoridades no entregan al detenido.

La jefa de la Policía Nacional de Chinandega, comisionada mayor Fátima Flores, confirmó que resultaron golpeados cuatro agentes de la institución, y aunque no los identificó, se conoció que fueron el capitán Alfonso Silva, Omar Leónidas Pérez y otras dos oficiales mujeres.

Los hechos

Los enardecidos protestantes esperaron la salida de un camión, del portón principal de la fábrica licorera, cuando comenzaron a gritar, lanzar piedras y dos bombas molotov a las instalaciones y contra la brigada especial antidisturbios que resguardaba el plantel productivo.

En ese momento las fuerzas del orden empezaron a hacer disparos de salva y a utilizar bombas lacrimógenas para disolver el disturbio, logrando que estos retrocedieran del portón de la empresa unos 150 metros, justo a la entrada de la gasolinera en mención, en ese momento se desató el vandalismo contra la estación de servicio y personas que no tienen vinculación con la compañía.

Fuentes policiales señalaron que además de Nicoya, hay otras dos personas detenidas tras los disturbios en Chichigalpa, pero sus nombres no fueron revelados.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus