•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De 8:00 a.m. a 12:00 meridiano todos los domingos un grupo de 21 adolescentes y niños de diversos barrios realiza sus prácticas frente al Estadio Nacional Dennis Martínez, como parte de su formación para convertirse en los futuros integrantes del Benemérito Cuerpo de Bomberos (BCBM) de Managua, fundado hace 79 años.

Las técnicas de primeros auxilios son clave. En una mañana calurosa, Elías Ojeda Rayo, de 11 años, habitante del barrio Bóer, recibe atento las instrucciones del teniente José Alejandro Salgado, director de la escuela, que recientemente concluyó un curso de reanimación.

“He visto a los bomberos cómo exponen sus vidas para sofocar incendios, como uno de gran magnitud ocurrido en el mercado Oriental. Eso me inspiró para integrarme a la escuela (de bomberos), con la aprobación de mis padres", dijo Rayo, estudiante de sexto grado en la escuela República de Alemania.

Todos los domingos, Rayo y otros 20 menores dedican la mañana a aprender primeros auxilios, en vez de ver televisión o jugar videojuegos.

Luis Jesmir Morales Acuña, de 15 años, tiene dos años de pertenecer a la escuela y ha aprendido primeros auxilios, rescate, escombreo, entre otros.

El estudiante de tercer año en el colegio La Nicarao, del barrio La Fuente, anhela convertirse en profesional y a la vez ser bombero para servir a la comunidad.

Para Alejandro Gaitán Montiel, de 14 años, alumno de tercer año en el colegio Maestro Gabriel, el trabajo en equipo, el sacrificio y la solidaridad son parte de los elementos básicos que caracterizan a un bombero.

"Hace dos años y medio mi madre se enteró de la existencia de la escuela. Me preguntó que si me gustaría integrarme y así fue; me siento muy contento de poder forjarme como un bombero”, indicó el muchacho.

Niñas se integranLos 21 menores son muy dedicados, afirman sus maestros.

Las niñas también tienen un espacio en la escuela. Tal es el caso de Brenda Suárez, habitante del barrio La Fuente y estudiante de segundo año de secundaria, a quien sus padres han inculcado el servicio voluntario a la comunidad.

Por eso, Suárez decidió forjar su carrera como bombero.

"Este trabajo es muy arriesgado, con nuestra integración demostramos que no solo los varones pueden, sino que nosotras también", afirmó la niña, quien es apoyada por sus progenitores.

Gloria Ruiz, alumna de tercer año en el colegio San Sebastián, tiene nueve meses de formar parte de la escuela y ya domina las técnicas de rescate, primeros auxilios, búsqueda y salvamento.

El teniente José Alejandro Salgado expresó que la escuela tiene capacidad para 40 niños y niñas, por lo que en los próximos días esperan completar los 19 cupos vacantes.

“Aquí está nuestro relevo generacional, varios oficiales que integran el Benemérito Cuerpo de Bomberos han salido de nuestra escuela, nos sentimos orgullosos”, confesó el oficial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus