•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Josué Hernández Vega, estudiante de quinto año de secundaria, aspirante a programador y mención de honor en la Olimpiada Mundial de Matemática 2015, intenta convencer a alguien que se peleó con las matemáticas desde la primaria, que esta ciencia puede aprenderse de forma dinámica, que no son solo fórmulas y que es —en sus palabras— “muy bonita”. 

Así, pues, Hernández Vega usa un ejemplo de la vida real para resolver un problema, un ejemplo clásico según él: “Si vas a una fiesta, siempre hay dos personas que conocen a la misma cantidad de personas. Digamos que hay n personas, hay una que no conoce a nadie, entonces lo sacamos. Conocerse a sí mismo no cuenta, entonces…”. 

Cuando resuelve el problema, después de explicarlo dos veces, este joven oriundo de Mateare y miembro de la Academia de Jóvenes Talentos, convence finalmente a su interlocutora que se puede comprender la matemática sin estar frente a un pizarrón escribiendo una extensa fórmula. 

“La matemática es bonita y resuelve problemas de la vida cotidiana”, dice. Según él, las personas que alegan que no les gusta esta materia es “porque la ven aburrida” y eso está ligado a que se las enseñan de forma mecánica. “Por eso piensan que solo son fórmulas, fórmulas y más fórmulas”. 

Josué Hernández Vega entró a la Academia de Jóvenes Talentos, un programa de matemáticas de alto nivel promovido y ejecutado por el Mined, la UNI, la UNAN-León y la Fundación UNO en León y Managua, cuando iniciaba su secundaria. Recientemente viajó a Tailandia para participar en la Olimpiada Mundial de Matemática, obteniendo mención de honor, lo que significa que resolvió problemas correctamente. Algo difícil de conseguir, de acuerdo a Nelson Miranda, de 22 años e instructor olímpico en la Academia. 

¿Cuál es el problema?

¿Por qué la matemática es una materia tan aborrecida por los estudiantes? Hernández Vega cree tener una explicación: “nos la enseñan de forma muy mecánica”. 

“A veces te restringen las ideas y los problemas tienen que ser a como los maestros dicen que son, si no haces el procedimiento como ellos dicen no está bien y eso le va cortando la imaginación a uno. Las matemáticas son creativas y por eso los chavalos ven las matemáticas como un cuadrado”, explica. 

Nelson Miranda, quien tiene media vida en la Academia de Jóvenes Talentos y ahora instruye a otros chavalos, sostiene que la diferencia fundamental que ha logrado ver “es básicamente la actitud”.

“En principio todos los estudiantes inician con las mismas herramientas. Para aprender matemática se necesita comprender, te ponen a resolver problemas y si uno no entiende los enunciados, no podrás hacerlo”, agrega. 

Asimismo, coincide en que los métodos de enseñanza contribuyen al desinterés que hay entre el estudiantado. “Aprendemos más experimentando, viendo”. 

“Cada estudiante se pregunta para qué le sirven las matemáticas. El propio estudiante no está descubriendo en qué le van a servir las matemáticas” y no dimensiona que con esta “va a sentar las bases de su pensamiento lógico”, dice Miranda. 

“Hacerlo activamente”En la Academia estudian álgebra, geometría y combinatoria.

Carlos Solórzano García tiene 12 años y desde hace siete meses viaja todos los sábados desde su natal Darío hacia Managua para asistir a la Academia de Jóvenes Talentos. Como todos los y las estudiantes, estudia álgebra, geometría, combinatoria y teoría de números. 

Solórzano García dice que el estudio de las matemáticas “nos ayuda en el enfoque mental”. Hay quienes, agrega el niño, “dicen que no les gustan porque creen que no hay nada divertido qué hacer, pero creo que los maestros pueden enseñarla activamente, haciendo actividades al aire libre”. 

Él forma parte de la Academia porque “es una gran oportunidad para ir a olimpiadas y divertirme”. El próximo viernes participará en las olimpiadas que organizan entre las dos academias, la de León y la de Managua. 

El profesor Ricardo Pérez, quien da clases en un colegio capitalino y en la academia, explica que los estudiantes que están en este programa tienen habilidades para esta ciencia más allá de las normales. “Y nosotros las potencializamos”. 

En la actualidad hay 90 estudiantes en el programa, indica Auxiliadora Cortedano, coordinadora de la academia de parte de la UNI. 

Asunto de actitud

Eliécer Sandino tiene 16 años y cada lunes y miércoles acude a la UNI para asistir a clases de reforzamiento de matemáticas, en un programa financiado por la Fundación UNO. Se informó de este a través de un hermano suyo que estudia en esa universidad. 

A su criterio, en la enseñanza influye mucho la actitud del estudiante. “Es un asunto de si se tiene interés o no. La matemática no es difícil, es de ponerse a practicar y de ponerle empeño”, dice. Ahorita en las clases están estudiando geometría euclidiana. 

“Ninguno de mis compañeros del colegio está en este curso, ya les he platicado, pero no muestran interés”, sostiene.

El profesor Camilo Quiñones creó la página web www.matematicabasica.com, que contiene videos tutoriales para realizar problemas de matemáticas. 

“El video sirve para padres, para que pueden recordarse y guiar al hijo”, cuenta Quiñones, quien recibe a diario correos escritos por personas de otros países y tiene resueltos los exámenes de admisión de la UNI y la guía de estudio del Zamorano. 

Su sueño, dice, es tener un pequeño local y una cámara propia para poder crear más videos. Hasta la fecha tiene más de un millón de visitas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus