•   Masaya y Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, sostuvo ayer que la secta Cuerpo Místico de Cristo, compuesta por unas 600 personas que están recluidas en El Viejo, Chinandega, son prueba de que “la experiencia religiosa puede ser pervertida” cuando “no es a Dios a quien adoramos” y hay “otros intereses de por medio”. 

Báez, que participó en una eucaristía en la iglesia San Juan Bautista en Masaya, dijo que “cuando se mezclan intereses de todo tipo, cuando se malinterpreta la Biblia, cuando se manipula a la gente, la religión que tendría que ser la experiencia más humanizadora, lamentablemente se puede convertir en una experiencia pervertida y destructora de la persona”.

El jerarca católico agregó que “todo tipo de emocionalismo y sectarismo que no haga bien al ser humano no es auténticamente religioso”. 

Asimismo, llamó a los creyentes a abrir “el corazón al verdadero Dios, para que ningún ídolo les cautive y les esclavice el corazón”. 

De todo el país

Según Roberto Rojas, secretario general de las Asambleas de Dios, las personas que aguardan el fin del mundo a través del rapto divino provienen de todas partes del país, sobre todo de la zona norte.

Una delegación de las Asambleas de Dios acudió a la zona donde están congregados, en Mechapa, El Viejo, constatando que las personas allí “están cerradas”. 

“Están esperando el rapto y dicen que no se van a mover hasta que se dé. No paran de cantar ni de orar. Asumo que el haber apresado a su líder, en vez de menguar su fervor equivocado, lo ha acrecentado”, sostuvo Rojas. 

Añadió que valoran positivamente la intervención de las autoridades estatales; sin embargo, han considerado que estas deben acompañarse de un grupo de líderes evangélicos.

“Para mí es buena la intervención del Estado, pero para que haya un desenlace correcto, debería haber un consejo de líderes evangélicos respetados, especialmente de expresión pentecostal”, dijo.

“Lo que están esperando (el fin del mundo) no va a ocurrir, eso es un absurdo, una locura y hay que decirles”, indicó. 

Rojas recordó que esta es la segunda vez que conoce de una situación de manipulación colectiva, siendo el caso de la secta Cuerpo Místico de Cristo la más grave.

“La primera vez fue hace unos 20 años, en Corinto, profetizaban que Corinto se iba a perder. Entonces comenzaron a mover a la gente”, señaló. 

Se calcula que entre las 600 personas que pertenecen a la secta hay por lo menos 300 niños, quienes no reciben educación ni tienen acceso a salud por disposición de los adultos. Las personas que se encuentran allí vendieron sus propiedades para entregarlas en ofrenda. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus