•   Malpaisillo, León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Algunas pulperías tuvieron que cerrar sus puertas en el poblado El Limón, jurisdicción de Malpaisillo, porque se encuentran desabastecidas de productos luego de quince días de protesta y tensión generalizada ante los hechos violentos iniciados por un grupo de trabajadores y familiares, que exigen el reintegro de tres sindicalistas de la empresa minera B2Gold.

Además de las pulperías, también se encuentran de manos cruzadas propietarios y trabajadores de al menos cinco bares y restaurantes, que no solo están desabastecidos sino que endeudados con distintas casas comerciales y empresas distribuidoras de productos.

Las clases en las escuelas del poblado El Limón se encuentran suspendidas por las autoridades de educación. Asimismo, los padres de familia tienen temor de mandar a sus hijos en este clima de inestabilidad que vive la localidad.

“Estoy preocupada porque la gente de la mina sigue protestando y mantienen obstaculizadas las vías. Ninguna empresa abastecedora de bebidas, licor y alimentos se ha atrevido a entrar para abastecer nuestros negocios. Estamos atravesando por pérdidas económicas porque tenemos deudas y compromisos con financieras, a las cuales tenemos que pagar en tiempo y forma”, afirmó Amalia Corrales, habitante de El Limón, en Malpaisillo.

Corrales, de 55 años, es propietaria de una pulpería que desde hace una semana está desabastecida. “He tenido que enviar a mis hijos a León, para que me traigan algunos productos a través del transporte público”, dijo.

Temor de ingresar

Ulises Mendoza, habitante de la comunidad Santa Pancha, en Malpaisillo, comentó que algunos camiones distribuidores de productos han ingresado a su comunidad, pero han manifestado temor por penetrar a El Limón.

“Es imposible que ingresen vehículos privados o de empresas abastecedoras de productos, las vías están obstaculizadas con piedras y troncos de árboles. Eso aún persiste, la protesta no se ha detenido”, expresó Mendoza.

La propietaria de uno de los restaurantes de la comunidad El Limón, que prefirió omitir su nombre,  aseveró que desde el miércoles pasado tras los hechos violentos donde falleció un oficial de la Policía, tienen prohibido vender bebidas alcohólica y dijo que ha dejado de percibir a diario más de C$5,000.

Llamado de paz

Ayer monseñor Leopoldo Brenes en su homilía exhortó al pueblo nicaragüense a orar para que no haya más hechos violentos en Mina El Limón.

“Verdaderamente creo que todos los nicaragüenses queremos la paz, que no queremos la confrontación, que no queremos que haya enemistad entre los propios nicaragüenses, pues lo estamos sintiendo y yo sé que toda la Iglesia católica en Nicaragua y también creo que la Iglesia evangélica está orando, en vista de que las partes puedan entrar en ese diálogo”, señaló el prelado.

Además, manifestó que la Iglesia católica siempre ha predicado que la violencia engendra violencia y que con la violencia nunca se logran solucionar los conflictos.

Brenes hizo énfasis en que “solamente cuando las partes se sientan a platicar y se van poniendo de acuerdo, poco a poco mirando aquellas cosas, se llega al diálogo, se llega a la solución. Por eso hoy he querido invocar al Señor, al Espíritu Santo”.

“La primera lectura que tomamos hoy del libro de la Sabiduría nos decía que busqués la sabiduría y la prudencia. Salomón, cuando iba a comenzar su gobierno, le pidió al Señor sabiduría para saber solucionar los problemas. Así, pues, yo he invocado al Señor para que a todos nos dé la sabiduría y prudencia para saber aportar lo mejor al bienestar y progreso, al desarrollo de la patria, para que vivamos en paz. El papa Francisco está constantemente, ustedes lo escuchan, a través de las reuniones que da los días miércoles, orando por la paz en los diversos países donde hay ciertas tensiones”, concluyó.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus