•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La jueza de la niñez y la adolescencia en Chontales, Maricela Laguna, dictó seis años de cárcel para el adolescente de 15 años que fue partícipe en el asesinato de su progenitora, de su sobrina y de una empleada doméstica de una casa del barrio Buenos Aires, en el municipio de Acoyapa, de este departamento.

El triple crimen sucedió el 19 de junio pasado en la vivienda de la señora Ana María Espino, de 55 años, víctima del crimen cometido por sus propios hijos.

Allí también fueron asesinadas con objetos cortopunzantes y mecates Mayra del Carmen Sevilla Espino, de 20 años, quien era sobrina del menor, y la empleada de la casa Zenaida del Rosario Fonseca López, de 16 años.

La jueza Laguna aseguró que durante el proceso judicial hubo suficientes pruebas periciales, testimoniales y documentales donde “todas ellas indicaban la existencia del delito y la participación del adolescente”.

Explicó la jueza que “había que otorgar la medida privativa de libertad más gravosa, porque es la máxima sanción que contempla la ley para los menores de edad”.

La jueza consideró agravantes del caso las condiciones personales del adolescente, en este caso que las víctimas eran de su propia familia.

Los tres delitos que fueron probados durante la realización de las audiencias, están contemplados en el artículo 203 del Código de la Niñez y de la Adolescencia.

TRES DELITOS

“Los instrumentos internacionales así establecen, de igual forma que en caso que existan delitos sumamente graves no se pueden dar medidas alternas", consideró la jueza Laguna, quien detalló que el adolescente fue condenado a la pena máxima por haber cometido los delitos graves de asesinato, parricidio y abuso sexual.

Asimismo manifestó que el menor purgará su condena en el sistema penitenciario de Cuisalá, jurisdicción del municipio de Comalapa, departamento de Chontales.

Por este mismo caso ya fue condenado a 30 años de prisión su hermano mayor Bernardo Guadalupe Sevilla Espino, de 22 años.

Miriam Zelaya, cuñada del adolescente y esposa de Bernardo Guadalupe Sevilla Espino, insiste en que ambos son inocentes.
Igualmente, expresó que metieron un escrito en el Tribunal de Apelaciones de la circunscripción central, donde apelan al caso de su marido, y que lo mismo harán con el caso del adolescente.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus