•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que un 49.2% de la población nicaragüense estima que la sequía no ha tenido ningún efecto en su zona, un 29.6% sostiene que perdieron sus cosechas, según la más reciente encuesta de la firma M&R Consultores.

De acuerdo con los resultados, los residentes en el Occidente del país son quienes más se han visto afectados por la falta de lluvias en este último invierno. El 56.6% de los encuestados en esa zona indicó que perdieron sus cosechas. Mientras, el 13.2% aseguró que hay escasez de alimentos.

Exceptuando a los pobladores de Managua y del Caribe Norte y Sur, más del 30% de los ciudadanos encuestados en las demás zonas del país aseguraron que han perdido sus cosechas: 32.6% de los habitantes en Sur Oriente; 38.4% en el Norte; y 33.2% en el Centro.

Ciudad vs. campo

Los entrevistados que dijeron haber sufrido los efectos de la sequía fueron consultados sobre las consecuencias de esta situación en su familia. El 61.5% de Managua, el 45.2% de Sur Oriente, el 56% de Occidente, el 53.5% del Norte, el 40.6% del Centro y el 26.3% del Caribe mencionaron que hay escasez de alimentos.

En el sector urbano (54.3%) se presenta más esta situación que en el rural (46.6%). Sin embargo, es de destacar que el 30.1% de los entrevistados en el campo expresó que perdió su cosecha y un 2.3% sostuvo que no hay pasto para el ganado.

La encuesta de M&R fue realizada entre el 18 de septiembre y el 4 de octubre a 1,698 personas mayores de 16 años de edad, a nivel nacional. El margen de error estimado es +/- 2.43% y el nivel de confianza 95%.

En Managua y el Caribe Norte y Sur es donde menos se identifican los efectos o consecuencias de la sequía. Un 57.1% de los capitalinos y un 69.6% de los caribeños aseguraron que no ha habido efectos por esta.

¿Cómo lo enfrentan?

Al ser consultados sobre las medidas que han tomado a raíz de la sequía, una mayoría de encuestados (54.2%) expresó que está comprando menos. Y en ese sentido detallaron que han reducido la canasta básica.

El 28.8% optó por seguir comprando los productos de la canasta básica a un precio superior y el 3.9% indicó que buscó otra fuente de ingreso o sale del país. Solo un 2.1% está sobreviviendo con las reservas de cosechas anteriores.

No se avizora lluvia

REPORTE • Pronósticos gubernamentales auguraron desde enero de este año un “régimen deficitario” de lluvias debido al incremento de la temperatura en los océanos.

En 2014, la sequía afectó a diez departamentos del país, provocando la muerte de 5,000 reses y daños en la cosecha de maíz, arroz y maní.

En agosto pasado, la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, sugirió que el país debía “prepararse” y desplegar “todas las medidas necesarias” para hacer frente al clima.

Autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) han indicado que el déficit de lluvia se mantendrá sobre todo en la franja del Pacífico.

“Las predicciones hasta ahora son las mismas: esperamos que el déficit de precipitación se mantenga para los próximos meses, a pesar de que septiembre y octubre históricamente sean los más lluviosos”, dijo recientemente José Antonio Milán, asesor del Ineter.

Según el último informe de la FAO sobre la sequía, publicado en septiembre, países como El Salvador y Honduras serán afectados por la sequía, sobre todo con un descenso en su producción de maíz.

“Los precios del maíz se mantienen muy por encima de sus niveles del año anterior, lo que refleja las perspectivas de producción desfavorables y una menor disponibilidad a causa de las cosechas de 2014 reducidas por la sequía”, precisa el documento de la FAO.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus