•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A nueve años de prisión podrían ser condenados los líderes de una secta religiosa asentada en la comunicad de Mechapa, municipio de El Viejo, Chinandega a quienes la Fiscalía  acusa por abandono de personas y construcción en lugares prohibidos.

Quienes son encontrados culpables por abandono de personas, habiendo entre los perjudicados menores de edad, están expuestos a una condena de uno a tres años de prisión, según el Código Penal.

En este caso entre las 600 personas que permanecen hacinadas en el campamento levantado por los líderes de la secta están  330 menores entre ellos varios niños de brazos.

De ser encontrados culpables por realizar construcciones en lugares prohibidos los líderes de la secta religiosa podrían recibir sentencias de tres a seis años de encierro en la cárcel; además de una multa equivalente a 900 días del salario mínimo del sector industrial.

INVESTIGACIÓN SIGUE

La misma legislación penal establece que el juez puede ordenar  la destrucción de cualquier obra levantada en lugares prohibidos, en este caso sería el campamento construido en Mechapa, comarca del municipio de El Viejo, departamento de Chinandega.

La fiscal auxiliar Inés Miranda quien presentó la acusación contra los nueve imputados, de los cuales ocho están en prisión, dijo que la investigación sigue abierta porque se trata de un caso muy complejo.

De  los nueve acusados el único que todavía no ha sido detenido es Gerald Pozo Pichardo, de nacionalidad hondureña y supuesto líder de la secta.

Entre los nueve acusados por el Ministerio Público figuran dos nicaragüenses, cinco  hondureños, un guatemalteco y un salvadoreño.

La acusación  presentada este jueves en el Complejo Judicial Central de Managua quedó radicada en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital a cargo del juez Julio César Arias.

Extraoficialmente se informó la tarde del jueves que la audiencia preliminar para los ocho líderes de la secta religiosa se realizará hoy viernes a primera hora.

La secta establecida en Mechapa se autonombra “Cuerpo Místico de Cristo” y la integran más de 600 personas, de los cuales 330 son niños y niñas menores de 10 años, que en compañía de los adultos se empezaron a reunir hace más de tres meses en un improvisado campamento, convencidos de que a más tardar el próximo año serán llevados al cielo, a través de un rapto divino.

Entre los seguidores de la secta figuran en su mayoría nicaragüenses, pero también hay hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, quienes incluso vendieron sus bienes en sus lugares de origen para entregar el dinero a los líderes de la secta.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus