•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Son las 4:00 de la mañana y, en medio del canto de los gallos, se escucha la marcha del camión que recorre la ciudad de Nandaime para trasladar hasta los plantíos de caña a una parte de los cortadores que abastecen al ingenio de la Empresa Azucarera del Sur (Casur), ubicado en Potosí, Rivas.

Entre ellos va Erlon Basilio Morales, de 29 años. Solo carga su morralito de comida y el machete que le permitirá ganarse el pan. No tiene idea que su trabajo hace posible que más de 2,200 libras de azúcar por día salgan al mercado.

Su habilidad en el corte de caña lo han convertido en uno de los hombres más rápidos con el machete dentro de este cultivo.

Según estadísticas de Casur, en la zafra 2013-2014 este rivense llegó a cortar 10.47 toneladas de caña al día, lo cual le valió el título del mejor cortador.

Premiado

Jorge Enrique Pantoja, gerente agrícola de Casur, aseguró que en esa zafra Morales cortó  tanta caña que alcanzó una producción de más de 460,000 libras de azúcar, por lo cual decidieron premiarlo con una vivienda.

“Además de ser el mejor cortador de esa zafra, su asistencia fue excelente, con un 98%, y en reconocimiento a su trabajo y su esfuerzo, la empresa le entregó una casa  de 36 metros cuadrados, con dos habitaciones, su sala comedor, cocina, baño y sanitarios”, explicó.

Morales confiesa que presentía que se ganaría la casa, porque cada quincena les reflejan el volumen de corte de caña “y en este sentido yo era el que siempre salía mejor entre mis compañeros”. 

Con  mucha alegría comparte que la vivienda de concreto que le entregaron le cambió la vida a su familia, ya que con su esposa y sus hijos, de seis y tres años, “antes vivíamos en un pequeño cajón de bloque y madera, sin muchas condiciones”, relata.

Machete VS. estudios

Morales cuenta que la pobreza lo obligó a agarrar el machete desde pequeño, y a sus 17 años decidió dejar los estudios para ayudar a sus padres que pasaban serias dificultades económicas, por lo que vio en el corte de caña la mejor opción para ganar el dinero que hacía falta en su casa.

“Inicié a cortar caña en el ingenio de Rivas, pero tres años después me trasladé a los cortes de los ingenios de Costa Rica, porque  pagaban mejor y había mejor trato para nosotros”, cuenta.

Desde 2013 regresó a trabajar al ingenio de Rivas, atraído por las buenas políticas que los propietarios de la empresa Casur implementan a favor de los trabajadores, entre ellas el acceso al Seguro Social.

Estar saludable y llegar bien preparado para no deshidratarse, es una de sus técnicas para sobresalir en este oficio.

  • 10.47 toneladas de caña cortó Erlon Basilio Morales en la zafra 2013-2014.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus