•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los consumos de carne procesada como las salchichas, los embutidos o las hamburguesas y también de carne rojas, que un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó como cancerígena y probablemente cancerígena, respectivamente, deben ser moderados en las comidas, según especialistas nicaragüenses consultados por El Nuevo Diario, tras la declaración del organismo experto en temas de salud.

Ayer, veintidós científicos de diez países de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que forma parte de la OMS, afirmaron en una declaración oficial que hay “evidencia suficiente” de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal y clasificó el consumo de carne roja como “probablemente carcinógeno” para los humanos, basado en “evidencia limitada” de que este tipo de alimento puede causar cáncer colorrectal, pero también de páncreas y de próstata.

Expertos reaccionan

El especialista en Oncología, Sergio López Torres, y médico internista Neri Olivas Castro coinciden en que no es nuevo que se asocie el cáncer a las carnes procesadas y rojas, aunque hasta ayer no había un estudio tan conclusivo.

López Torres señala que el cáncer colorrectal está directamente relacionado con los alimentos que consumimos hasta en un 35%. “Es como el consumo de alcohol: entre mayor cantidad y mayor tiempo se consume, mayor es el riesgo de cáncer de pulmón”, refiere. Sin embargo, agrega que en este caso también influyen otros factores de riesgo como el tabaco y el sedentarismo.

El oncólogo recuerda que según el documento Cáncer en las Américas, Perfiles de País 2013, en las estadísticas de mortalidad por cáncer en Nicaragua, el cáncer colorrectal representa el 6% en el caso de los hombres y el 7% en el caso de las mujeres. Otros tipos, como el cáncer de próstata y el cervicouterino, representan el 16% y 22%, respectivamente.

“Esa ha sido la tendencia desde hace dos o tres décadas”, comenta el especialista.

Recomendaciones

En el caso de las carnes rojas, Olivas Castro explica que estas son solo proteína y no contienem fibra, lo cual dificulta su evacuación y pueden permanecer más de 24 horas en los intestinos y, en algunos casos, hasta tres días.

“Después de tanto tiempo, la carne se descompone, y produce una sustancia llamada nitrosamina, la cual está relacionada directamente con el cáncer de colon, pero también con el de pulmón, porque también es producida con la combustión del tabaco”, añade.

Un proceso similar ocurre con las carnes procesadas, a las cuales se le agregan nitratos para mejorar su sabor y preservarlas, que más tarde se convierten en la misma nitrosamina.

Con base en estas condiciones, Olivas Castro sugiere que la porción de carne roja no debe exceder el tamaño del puño de una mano y que se debe limitar a dos o tres veces por semana.

El especialista apunta que ante este hallazgo no se trata de prohibir o eliminar el consumo de carnes, sino de moderarlo y combinarlo con vegetales, cereales y otras fuentes de fibra.

Precisamente, López Torres subraya que la misma OMS ha recomendado en varias ocasiones el consumo de más vegetales y verduras, e incluso ha orientado a los gobiernos a que faciliten la producción de esos alimentos.

Influencia relativa

Según cifras de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, citadas por el diario El País, de España, cerca de 34,000 muertes por cáncer al año en todo el mundo son atribuibles a dietas ricas en carne procesada.

No obstante, agrega que estas cifras contrastan con el cerca del millón de muertes por cáncer al año en todo el mundo atribuibles al tabaco, las 600,000 por el alcohol y más de 200,000 por la contaminación del aire.

“Que la carne procesada y el tabaco estén en el mismo grupo no quiere decir que uno y otro sean igual de malos (el tabaco aumenta mucho más el riesgo de cáncer) sino que en los dos casos la OMS considera probada la relación entre su consumo y el mayor riesgo de cáncer”, refiere la publicación del diario español.

Los hallazgos

DETALLES • Los científicos que dirigieron el estudio de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.

“Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida”, dijo el doctor Kurt Straif, jefe del Programa de Monografías de la IARC, según divulgaron las agencias internacionales de noticias.

El grupo de trabajo de la IARC consideró más de 800 estudios que investigaron asociaciones para más de una docena de tipos de cáncer con el consumo de carne roja y de carne procesada en muchos países y poblaciones con dietas diversas.

Para el director de la IARC, Christopher Wild, “estos hallazgos apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne”.

Pese a ello, recordó el “valor nutricional” de la carne roja, por lo que estimó que las conclusiones del estudio servirán a gobiernos y agencias reguladoras para emitir sus propias recomendaciones dietéticas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus