•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua no logró transformar su matriz exportadora durante la época del boom de los commodities, dice Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La caída que sufre el precio internacional de esos productos ahora afecta a los exportadores de café, tabaco u oro.

Chamorro analiza en esta entrevista una serie de acciones que podrían tomar los exportadores para diversificar la economía, cita ejemplos de países que aprovecharon el boom de los commodities y explica cómo Nicaragua podría buscar nuevos mercados externos.

¿Cómo evolucionó el precio de los commodities en los últimos años?

Entre el año 2002 y 2012 se dio un boom, una época dorada de los commodities. Fue una década en la que las materias primas tuvieron un repunte bastante alto. Esto hizo que nuestras exportaciones, como el azúcar, el café, el oro o el maní, se desempeñaran bien. Pero no únicamente benefició los productos que exporta Nicaragua, sino también --en general-- los precios de los minerales, producto del crecimiento de China y de la alta demanda mundial para la construcción y la elaboración de artículos electrónicos. Pese a la crisis económica de 2008-2009, se mantuvo alto el precio de todos estos productos.

El futuro no se antoja tan positivo…

La caída del precio del petróleo modificó este esquema. Las proyecciones de estos dos últimos años no son tan optimistas. Tendremos precios bastante por debajo de los que hemos tenido. Los organismos internacionales apuntan a que el petróleo y la demanda de los países emergentes --particularmente China–- arrastrará los precios de las materias primas hacia abajo. Habrá inestabilidad: es un análisis que debemos tener en cuenta.

¿El fortalecimiento del dólar es una mala noticia para estos productos?

El fortalecimiento del dólar es el resultado de la reducción de déficit de Estados Unidos que hace que los productos se encarezcan un poco. Pero, más que todo, queda por ver si la devaluación del yuan beneficia a la competitividad de China y de sus exportadores en el mercado de los commodities. Me explico: una devaluación de 20% del euro, por ejemplo, significaría que un BMW te vale acá un 20% menos. Se hace más fácil vender carros.

¿Cuánto se calcula que podrían perder los commodities?

Depende. Cada producto tiene una evolución propia. El precio del azúcar, por ejemplo, fue muy afectado por la devaluación del real brasileño que hizo que sus productores pudieran exportar mucho más. Cada commodity tiene sus particularidades y su dinámica. Estos productos obedecen a la demanda mundial. Pero globalmente sí surgió la hipótesis de que estamos atravesando una época de cambio para este tipo de productos.

Entonces la caída de precios debería mantenerse a medio plazo…

Nadie tiene la bola de cristal para decirlo. Pero la dinámica está siendo más persistente de lo que unos predecían. Se decía que el precio del petróleo iba a subir a mitad de 2015… Parece que la cosa va para largo.

¿Cuál es el impacto para la balanza comercial de Nicaragua?

Bueno, nosotros somos importadores de petróleo. La caída de los commodities trae un efecto positivo por este lado. La factura petrolera, que no es poca cosa, se ha reducido bastante. Antes de la bajada de los precios, esta factura representaba más o menos mil millones de dólares. Esto representa un porcentaje muy alto de las importaciones. Entonces, hay un efecto positivo importante en la balanza comercial.

Por otro lado, el bajo costo del petróleo también disminuyó el precio de nuestros productos de exportación. En este momento, las exportaciones se han reducido un 3% en valor. Pero esto se debe principalmente a la caída de los productos manufacturados y no al de los commodities. Están pasando varias cosas al mismo tiempo pero en conjunto, la balanza comercial se ha mantenido estable.

¿Cómo han gestionado la época de vacas gordas los países que exportan productos similares a los de Nicaragua? ¿Han diversificado su economía?

Hay países como Chile, que sí han llevado a cabo políticas anticíclicas durante esta época de vacas gordas. Pero son una excepción. La mayoría de países latinoamericanos no aprovechó esta década de los commodities para hacer una transformación estructural de su economía. Aún así, hay que reconocer que mucha gente salió de la pobreza durante esta década. No se puede decir que se perdieran diez años, pero tal vez sí se podría haber aprovechado mejor este periodo.

¿No se invirtió suficientemente en infraestructura, pero sí se llevaron a cabo proyectos sociales?

Exacto. No nos volvimos países industrializados, pero sí hubo un retroceso de la pobreza. Lo reconocen los diferentes estudios. Brasil por ejemplo, fue muy exitoso en esta década. Ecuador también, Chile es bastante estable. Argentina, no tanto. No hay un esquema específico…

¿Y qué emprendió Nicaragua durante el boom de los commodities?

Este boom no fue aprovechado plenamente en cuanto a transformación de la economía. Seguimos teniendo la misma matriz de exportación que hace diez años. Con algunas excepciones: particularmente un aumento de la manufactura y de la agroindustria. Pero no se puede decir que se cambió la estructura de la economía. El boom trajo beneficios: la economía creció, hubo avance, pero seguimos siendo el mismo país exportador que éramos antes.

¿Cómo debería Nicaragua afrontar estos próximos años que se antojan difíciles para los exportadores?

Hay que invertir más en aumento de productividad. Es un tema pendiente, tenemos una tendencia a no enfocarnos mucho en este tipo de inversiones. Esto debe ser el mayor énfasis. En época de vacas flacas, todo el mundo está pensando en productividad. Si no lo hacemos, iremos perdiendo campo a favor de nuestros vecinos y competidores. Tenemos que pensar en cómo ser eficientes, cómo producir más con lo mismo. Esto implica una serie de mesuras para mejorar la educación, facilitar los trámites administrativos, desarrollar tratados de libre comercio… Todas las políticas que te lleven a un mejor uso de los recursos.

Para los campesinos, mejorar la productividad implica inversiones importantes…

Se han hecho esfuerzos y poco se le puede pedir adicional al gobierno que tiene recursos muy limitados. Son problemas estructurales que son bastante complejos porque estamos hablando de una población con bajo nivel educativo. Sin embargo, una gran cantidad de los recursos ya están destinados a educación. Como somos una economía pequeña, los recursos fiscales son limitados.

¿Habría que favorecer el acceso al crédito para equipar al sector agrícola?

Sí, pero el problema radica en por qué no hay acceso al crédito. No hay acceso al crédito porque hay dificultades en la provisión de una garantía del productor al banco. Esto está vinculado con la problemática de los derechos de propiedad. Hay que legalizar la situación de los campesinos, dar propiedades y así facilitar el acceso al crédito… Al final de todo, también depende de qué actividad va a ser financiada. Si tienes una actividad de baja productividad, de bajo valor agregado, de baja integración en el mercado y tienes pocas posibilidades de saltarte intermediarios para vender a mejor precio, va a ser difícil seguir adelante. Tienes que tener todos estos elementos para ser competitivo.

¿Cuáles son las perspectivas en la economía mundial? ¿Qué relaciones se podrían desarrollar?

Nuestro principal socio comercial es Estados Unidos. La economía de este país está proyectada a crecer alrededor de 3%. Esto es una buena noticia. Creemos que hay que seguir trabajando en esta línea y buscar acuerdos comerciales como el que tenemos con este país, ya que te permiten vender e importar más. Pero bueno --de nuevo-- todo depende en la productividad que se podrá desarrollar y traducir en ingresos. Hay que modernizar sectores, dar más valor agregado a los productos. Esto es más fácil de decir que hacer. Acceder a algunos mercados no es cosa fácil. El europeo por ejemplo, demanda muchos requisitos, mucho permiso.

¿Cómo se puede acceder al mercado europeo? ¿Hay que guiar a los exportadores nicas en las diferentes etapas?

Tienes que tener una agenda de reformas de cómo producís. Todo el tema fitosanitario, los trámites, los volúmenes… Estos mercados son tan grandes, piden cantidades tan importantes que muchos exportadores no pueden satisfacer a la demanda. Pero, ante todo el mercado europeo es desconocido para muchos. Aquí, la facilitación y el fomento cobran toda su importancia. Esto requiere el concurso tanto del sector privado como del público.

Nicaragua todavía comercia poco con China…

Muy poco, sí. Tenemos relaciones comerciales relativamente fuertes con Taiwán y obviamente, no tenemos relaciones (diplomáticas) con China (Continental). Nuestros productos no tienen mercado allí.

Pekín anunció que se iba a enfocar más en un crecimiento de consumo interno. ¿No habría oportunidades para los exportadores nicas?

No tienes que exportar a China para beneficiarte de su buen momento económico. Hoy en día, aunque no exportés a China, su economía es tan fuerte en el mercado mundial que tiene una influencia en los precios de todos los productos. El problema es de averiguar si China todavía tiene la capacidad de seguir creciendo al mismo ritmo… ¿Seguirá habiendo demanda para estos productos?

China ralentizó, pero sigue teniendo un crecimiento alrededor del 7%. Es más que Nicaragua o que cualquier otro país de la Unión Europea… ¿No sería una opción para diversificar los mercados?

La diversificación de la canasta es una opción completamente válida en cualquier país del mundo. La misma relación con Taiwán se puede aprovechar como plataforma para exportar a China. Hay que seguir trabajando en la búsqueda de más destinos comerciales. Diversificar las salidas de tus productos te proporciona menos vulnerabilidad a las diferentes crisis que puedan suceder. Todo lo que se pueda hacer para exportar a China, pues bienvenido sea.

¿Y el mercado interamericano?

Esta zona económica es muy fuerte, sobre todo en Centroamérica. Hay mucha lógica de que este mercado sigua integrándose. Ya hay una gran interdependencia y complementariedad entre sus países. Mucha manufactura viaja del norte hacia el sur y mucha comida es exportada de Nicaragua hacia el norte. Tenemos socios comerciales de mucha importancia como El Salvador, Guatemala o Costa Rica.

Hay perspectivas interesantes para los inversionistas mexicanos o colombianos que ya ven este mercado como un conjunto.

La agricultura representa un 20.5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua. ¿Cómo se antoja el futuro con la caída de precio de los commodities?

Este porcentaje debería ir cayendo, no en volumen sino que a nivel de la participación del sector al PIB. Es un proceso natural. Anticipo que este número va a ir disminuyendo y otros sectores cobrarán más importancia, como la manufactura que ha ido creciendo de manera continua estos últimos años.

¿Habría que intentar desarrollar más el sector de los servicios?

Esto requiere el capital humano adecuado, pero es un proceso que se da naturalmente en la economía. El desarrollo de la manufactura es una etapa intermediaria.

El analista

Juan Sebastián Chamorro.

Director ejecutivo de Funides desde febrero 2014.

Viceministro de Finanzas en 2006.

Secretario técnico de la Presidencia de la República en 2005.

Doctorado en economía de la Universidad de Wisconsin-Madison, en 2003.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus