•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo ayer que el informe de una de sus entidades independientes, que confirma que la carne procesada es cancerígena, no pide al público que deje de consumir este producto, sino que indica que su consumo limitado conlleva un menor riesgo de sufrir cáncer colorrectal.

La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer hizo público el lunes un informe que clasifica en la escala de “cancerígena” la carne procesada y en la de “probablemente cancerígena” la carne roja, lo que ha causado una ola de preocupación entre los consumidores y el rechazo de la industria más directamente relacionada con este sector.

En respuesta a la polémica desatada, la OMS emitió un comunicado recordando que, ya en 2002, la organización recomendaba moderar el consumo de las carnes preservadas para reducir el riesgo de cáncer.

Esa recomendación figuraba en un informe sobre “Dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas”.

Por otra parte, la organización anunció que su grupo de expertos encargado de evaluar de forma regular la relación entre alimentación y enfermedades se reunirá a comienzos del próximo año para establecer las implicaciones para la salud pública de la más reciente información sobre la carne.

Asimismo, determinará cuál debe ser “el lugar de la carne procesada y de la carne roja en una dieta sana”.

GANADEROS REACCIONAN

Los ganaderos nicaragüenses temen que la advertencia realizada el lunes por la OMS afecte la exportación de este producto, dijo ayer una fuente gremial.

”Nos preocupa el efecto que (el anuncio) pueda tener en los mercados internacionales”, declaró el presidente de la Federación Nicaragüense de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), Salvador Castillo.

No obstante, descartó que la declaración de la OMS perjudique el comercio interno del producto debido a que el consumo per cápita de carne bovina es de apenas siete kilos por año, debido a “los bajos ingresos de los nicaragüenses”.

La reciente clasificación de la OMS sobre posibles riesgos cancerígenos de las carnes rojas y los productos cárnicos tendrá un impacto en su consumo, afirmó ayer el oficial de la División Técnica de Comercio y Mercados de la FAO en Roma, Pedro Marcelo Arias.

“La declaración salió el lunes y todavía se habla del tema. Creo que tenemos que hacer un estudio en profundidad del impacto en los estudios mundiales. A nivel de consumidor va a impactar”, dijo durante la presentación en México del informe Perspectivas Agrícolas 2015-2024.

En este estudio anual, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se prevé una mayor demanda de proteína animal, lo que empujará el mercado agrícola.

Sin embargo, recalcó Arias, a raíz del anuncio de la OMS hay “factores que podrían estar afectando las perspectivas”.

Sin dar una cifra exacta del efecto, aseveró que el tema debe analizarse, sobre todo a fin de establecer en proyecciones “el impacto que pueden tener unas declaraciones de este tipo en el consumo y los mercados mundiales”.

Por ello, remarcó que la FAO analizará el impacto a corto y mediano plazo, y animó, a título personal, a “relativizar” hasta el momento la noticia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus