•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras la audiencia inicial para los líderes de la secta El Cuerpo Místico de Cristo, acusados de abandono de personas y construcción en lugares prohibidos, fue reprogramada ayer para el próximo martes 3 de noviembre, poco a poco sus más de 600 seguidores han comenzado a abandonar el campamento que levantaron hace tres meses en la comunidad de Mechapa, jurisdicción de El Viejo, Chinandega.

“Varios están retornando a sus casas en Honduras, El Salvador y Jinotega”, aseguró el abogado Isaac Flores, uno de los tres defensores de los líderes de la secta, cuyo campamento se levantó hace unos tres meses y fue descubierto a principios de octubre.
Flores agregó que quienes han abandonado el campamento llamado “Tu Futuro Hogar” han explicado que “no tiene sentido seguir (en ese sitio) si sus líderes están presos”.

Los ilícitos de orden público, como los que involucran a los líderes de la secta según la Fiscalía, son perseguibles de oficio, aseguró ayer el juez Julio César Arias.

Sin embargo, otros como José Blandón, aseguró que han elegido quedar en ese sitio a la espera del “rapto divino”, prometido por los líderes. Blandón es el padre de cuatro de los 311 niños que figuran como víctimas en la acusación del Ministerio Público en contra de quienes encabezan la agrupación religiosa.

Blandón sostiene que los niños y adultos en el campamento no son víctimas, y llegó junto a otros dos padres de familia para negar la acusación de la Fiscalía.

El campamento fue descubierto a principios de octubre.“No sé por qué nos han denunciado, nos han acusado de tantas cosas. Si en mi corazón soy feliz de estar allí”, afirmó Blandón, quien a pregunta de los periodistas insistió en que él y su familia siguen esperando el “rapto”.

Blandón reconoció que en los textos bíblicos está escrito que la segunda venida de Cristo a la tierra ni los ángeles lo saben, pero expresó que “como cristianos estamos a la espera”.

PERDERÁN AÑO LECTIVO

El padre de familia también admitió que los niños en edad escolar que permanecen en el campamento perderán el año lectivo, pero lo justificó afirmando que es “porque recién han llegado al campamento”.

“Por ahora no van a la escuela, porque no hay maestros ni condiciones”, agregó Blandón. Sin embargo, igual mencionó que las autoridades del Ministerio de Educación le ofrecieron crear las condiciones para que los niños recibieran clases en ese sitio.

Según Blandón no es cierto que el grupo de seguidores vivan hacinado ni que los niños no están recibiendo atención médica, tal como señalan los informes del Ministerio de Familia y del Ministerio de Salud, en los cuales se basa la acusación.

No sé por qué nos han denunciado, nos han acusado de tantas cosas: Si en mi corazón soy feliz de estar allí”. José Blandón, padre de cuatro niños en el campamento.

Contradictoriamente, sin embargo, aseguró que quienes permanecen en el campamento están viviendo en champas construidas con plástico negro, agregando que viven de esa manera “porque somos personas pobres”.

Rol está pendiente

DETALLES • Los padres de familia de los niños que aparecen como víctimas en la acusación presentada por la Fiscalía nombraron como su representante al abogado Guller Antonio Chávez.

El abogado Chávez no quiso revelar si en el proceso judicial actuará únicamente como representante de las víctimas o como acusador particular adherido.

“Será hasta en la audiencia inicial que se va decir cuál es el mandamiento dado por mi representado”, agregó.

Sin embargo, su colega Isaac Flores, uno de los abogados defensores, adelantó que los padres de familia que otorgaron poder de representación a  Chávez, lo hicieron para decir a través de este que no se consideran víctimas.

Según Flores, de esta manera la Fiscalía se estaría quedando sin víctimas, pues sus tutores, que son los padres de familia a través de su representante estarían eximiendo a los acusados.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus