Ernesto García
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Giovanni García López es el sujeto que simulando ser empleado de la embajada de Estados Unidos en Managua se coludió con Moisés Díaz Vado para “batear” hasta con US$ 9,000 a un hombre y tres mujeres vendiéndoles visas falsas para ingresar a ese país.

Así lo dice la acusación  que por crimen organizado y tráfico de migrantes ilegales que presentó el Ministerio Público contra García y Díaz en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital.

En el escrito acusatorio la Fiscalía asegura que Díaz, quien permanece en prisión preventiva, y García quien aún no ha sido capturado, pertenecen a una agrupación criminal.

En  la repartición de funciones, Díaz se dedicaba a captar a las víctimas, y García de recibir el dinero y entregarles los pasaportes con las visas falsas, refiere la acusación del Ministerio Público.

LOS HECHOS

La primera víctima de los acusados fue Cecilio Bordas, originario de Ocotal, Nueva Segovia, a quien antes de ser timado por los acusados, las autoridades consulares de Estados Unidos le negaron la visa de ingreso a ese país.

Bordas en su afán por llegar a Estados Unidos pagó US$8,000 a los acusados en cuatro desembolsos siendo el último después que realizó un viaje a Panamá a inicios del pasado mes de junio con la visa estadounidense que resultó ser falsa.

Cabe aclarar que quienes tienen visa estadounidense no requieren visado de Panamá  para ingresar al país canalero, pero cuando él compró un boleto para viajar a Houston, Texas, en la línea aérea en que viajaría le informaron que no podría abordar el avión porque su visa era falsa.

La irregularidad en el documento para ingresar a territorio nicaragüense fue descubierta porque el número de serie de su visa aún no ha sido emitido por el consulado estadounidense.

A Wendy López, Ivania Aguilar González y Damaris Flores Padilla, quienes son las otras tres  víctimas, para convencerlas de la supuesta autenticidad de las visas estadounidenses los acusados les hicieron pasar sus pasaportes por supuestos rayos ultravioleta, para demostrarles el supuesto código de seguridad.

En el caso de Damaris Flores, quien tenía como destino final Chicago logró viajar a Estados Unidos, llegando a Miami, pero allí las autoridades estadounidenses la devolvieron a Nicaragua al detectar que la visa que portaba era falsa.

A Flores a quien le cobraron US$7,000 por la visa que resultó ser falsa, los acusados le hicieron creer que el referido documento tenía una vigencia de 10 años, según la acusación fiscal.

TRAMITACIÓN COMPLEJA

El juez Henry Morales, quien aceptó la acusación de la Fiscalía e  impulsó la  prisión preventiva a Moisés Díaz,  ordenó la detención de Giovanni García y autorizó el levantamiento del sigilo bancario y tributario de los acusados.

El juez Morales a petición del Ministerio Público,  también ordenó la tramitación compleja del proceso, es decir que se duplican los plazos legales.

El judicial también programó  para el próximo 30 de noviembre la audiencia inicial para Moisés Díaz Vado, audiencia en que la Fiscalía interpondrá su carga probatoria y se establecerá la fecha probable de juicio.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus