•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Damaris Flores Padilla llegó al aeropuerto internacional de Miami, la madrugada del 9 de agosto de 2015, creyó que el sueño de reencontrarse con sus parientes que radican en el estado de Maryland estaba más cerca que nunca.

En realidad lo que Flores comenzaba a vivir era una pesadilla, de la cual aún no despierta. Damaris relató que agentes de migración en Estados Unidos la apresaron, y le informaron que la visa para ingresar a ese país y por la cual había pagado US$9,500 era falsa.

“Me llevaron a una oficina, me dijeron que era delincuente”, narró Flores entre sollozos ante el juez del Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Henry Morales, durante una audiencia de prueba anticipada.

Seguidamente Flores fue encarcelada un mes y para no ser condenada a 10 años de prisión debió declararse culpable de un delito menor ante una corte de Miami, donde compareció tres veces encadenada de las manos.

Por la odisea que le tocó vivir y por los miles de dólares que pagó por la visa falsa, la joven universitaria responsabiliza a Giovanni García López, quien le vendió el documento falso, haciéndole creer que era empleado de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua.

COMPROMETIÓ BECAS

El pastor Cecilio Bordas es otro de los estafados que pagó US$8,000 por una visa estadounidense, la cual descubrió que era falsa luego de viajar a Panamá.

Bordas, casi al borde del llanto, urgió ante el juez la devolución del dinero para poder cubrir lo correspondiente a unas becas escolares de estudiantes de quinto año, cuya promoción de bachillerato será el próximo mes.

Bordas reconoció que el procedimiento que le ofrecieron para obtener el referido documento era irregular.

Para hacer caer en la trampa a Bordas, García le hizo creer de la validez del documento al pasarlo bajo un aparato con supuestos rayos ultravioletas, con el cual se mostraba que la visa tenía un sello de agua.

SOLO DEUDAS

A Wendy López, otra de las víctimas de Giovanni García y Moisés Díaz, dijo que luego de ser estafada por los acusados únicamente le quedó el deseo de viajar a Estados Unidos y una deuda de US$10,000.

Esto porque además de pagar US$7,000 por la visa, también le cobraron US$690 por el boleto aéreo, el cual se lo ofrecieron en combo junto con la falsa visa americana.

Tanto López como Bordas señalaron a Moisés Díaz como la persona que los contactó con García, diciéndoles que se trataba de un empleado de la embajada norteamericana.

Estrenan delito con moderna tecnología

PIONEROS. La acusación por tráfico de migrantes y crimen organizado presentada por el Ministerio Público en los Juzgados de Managua en contra de dos nicaragüenses, dejó al descubierto la utilización por primera vez en el país de tecnología moderna para la falsificación de visas estadounidenses, pues en los casos anteriores las visas no habían sido elaboradas en Nicaragua.

De acuerdo con la acusación dirigida contra Giovanni García y Moisés Díaz, estos hicieron creer a cuatro personas que las visas tenían validez, haciendo pasar sus pasaportes por un aparato que emitía supuestos rayos ultravioletas, donde se reflejaba un sello de agua que a todas luces parecía ser el código de seguridad del documento.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus