•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el istmo centroamericano es una de las regiones del planeta que menor incidencia tiene en el aporte de la emisión de gases de efecto invernadero, paradójicamente es una de las zonas del mundo que mayor afectación ha experimentado debido a los efectos del cambio climático, que se traducen en severas sequías o drásticas inundaciones.

Ante esta situación, varias organizaciones agrupadas en la Alianza Nicaragüense ante el Cambio Climático (ANAC) solicitarán en la próxima Conferencia de París sobre el Clima (Cop21) --a desarrollarse entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de este año-- que el istmo sea declarado como una región altamente vulnerable.

“Estos planteamientos son en conjunto con el SICA (Sistema de Integración Centroamericana) y otros grupos de negociación, la posición básica es que del acuerdo que salga de París se incluyan elementos de adaptación, pérdidas y reparación de daños para la región”, expresó Tania Guillén, oficial de gestión de riesgo del Centro Humboldt.

Aunque Guillén aclaró que las organizaciones de sociedad civil no están en la capacidad de participar del proceso de negociación que se realiza en la Cop21, de lograrse concretar esta declaratoria representaría para el istmo la posibilidad de acceder a futuros planes de ayuda.

Agregó que eso traería ventajas al país y a Centroamérica para poder aplicar a una ventana de financiamiento y tecnología que en este momento no existe, mientras hay otros países en Naciones Unidas que están reconocidos como altamente vulnerables.

“Tal es el caso de los países africanos o los países insulares, los cuales pueden acceder al 50 por ciento del total de fondos de financiamiento que existirá en el fondo verde para el cambio climático, Centroamérica aún no entra en esta categoría”, explicó Guillén.

EFECTOS EN EL CARIBE

Por su parte Denis Mairena y Guillermo Craig, representantes de la Asociación de los Pueblos Indígenas en Nicaragua y la Alianza del Caribe Sur respectivamente, señalaron que en esta zona del país los efectos del cambio climático están modificando aspectos como el comportamiento del ciclo agrícola, así como el aumento en el nivel de las aguas, por lo que habría que destinar algún tipo de iniciativa o financiamiento para mitigar estos efectos.

“El crecimiento en el nivel de las aguas en las lagunas, así como olas más altas debido a la velocidad de los vientos o bien la erosión en los farallones de protección en las comunidades cercanas a la zona costera, son algunos de los efectos”, dijo Mairena.

En cambio Craig sostuvo que la irregularidad en el régimen de precipitaciones es otro de los aspectos que más preocupa a los pobladores del litoral Caribe.

Según el Índice de Riesgo Climático Global 2015, publicado por la organización medioambiental alemana German Watch, Nicaragua es el cuarto país en el mundo que ha sido más afectado por los eventos climáticos extremos entre 1994 y 2013.

El documento refleja que en este lapso Nicaragua tuvo la incidencia de 49 eventos climáticos, los cuales generaron pérdidas económicas por US$301 millones y 2.98 muertes por cada 100,000 habitantes.

Según el informe, Nicaragua únicamente está detrás de Honduras, Myanmar y Haití, en cuanto a los daños sufridos por los fenómenos climáticos extremos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus