•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua amaneció ayer bajo un fuerte aguacero, que inició la noche del jueves y provocó daños principalmente en Managua y Bluefields. El Gobierno contabilizó 56 familias afectadas con inundaciones en sus viviendas y barrios, según la coordinadora de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Las lluvias son producto de un centro de bajas presiones que continuará desplazándose por todo el territorio nacional, dijo Murillo a medios oficiales, detallando que las afectaciones se concentraron en 17 barrios, donde registraron 55 viviendas anegadas. 

Solo en Managua hubo 10 barrios que presentaron inundaciones y 34 viviendas afectadas, de las cuales 1 colapsó, 1 quedó semidestruida y 32 resultaron anegadas. A esto debe agregarse el sedimento y los escombros que se acumularon en varias calles y pistas principales. 

En Bluefields, en tanto, la alcaldesa Karla Martin informó que colapsaron cinco casas debido a las fuertes lluvias y que las principales afectaciones se presentaron en los barrios El Canal, Fátima, Ricardo Morales, San Mateo y 19 de Julio. Además, dijo, varias familias se vieron forzadas a autoevacuarse y otras 9 fueron llevadas a albergues. 

(Estas lluvias) también nos alegran, porque las quebraditas van a tener más agua para el consumo”. Luis González, productor de Macuelizo.

En la ciudad de Estelí, aunque no se reportan importantes daños en la infraestructura vial ni en viviendas, las calles estuvieron anegadas la noche del jueves, principalmente en las zonas bajas de la cabecera departamental. 

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía refirió que según el experto José Antonio Millan, asesor técnico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, el centro de bajas presiones que está provocando estas lluvias puede durar varios días hasta que se instale nuevamente en el Océano Atlántico.

Cafetaleros alertasLluvias podrían afectar  el secado de frijoles. Gilberto Artola / END

En el sector de El Tuma-La Dalia, en Matagalpa, los cafetaleros se encuentran preocupados por las lluvias registradas desde el jueves, pues señalan que los suelos están saturados y, por tanto, ha habido deslaves que obstruyen los caminos y afectan las plantaciones.

Henry Hueck, cafetalero de la zona, indicó que ayer la lluvia inició a las seis de la mañana y desde esa hora hasta las once de la mañana se acumularon 100 milímetros de agua, lo cual, sumado a los 300 mililitros que habían caído en días anteriores, tiene saturados los suelos. 

Explicó que dicha situación no solo afecta la circulación de los camiones que sacan la cosecha, sino que provoca deslaves en medio de las plantaciones de café, de tal forma que se pierde bastante granos y se escurre el fertilizante aplicado. 

El productor aseguró que si las lluvias persisten durante los próximos cinco días, las afectaciones en las plantaciones serán más graves y no podrán sacar la cosecha. Refirió que incluso ya están teniendo problemas para procesar la cosecha, pues en Sébaco el suelo de los acopios también está saturado por las precipitaciones.

Una de cal y otra de arena 

Leoncio Vanegas

En Nueva Segovia, productores de frijol y sorgo afirmaron que así como estas lluvias pueden beneficiarlos, también pueden afectarlos.
Luis González, productor de Macuelizo, expresó que las lluvias fueron recibidas como una bendición de Dios, “porque cayeron en el mejor momento, cuando los frijoles están cargando (vainas), así como el sorgo”, lo cual les garantiza la producción para el autoconsumo.

Cabe destacar que Macuelizo es uno de los municipios secos de Nueva Segovia que perdió la totalidad del cultivo de maíz de primera. 

En Ciudad Antigua, que fue afectada por falta de lluvias, estas últimas precipitaciones fueron bien recibidas por quienes sembraron tarde −principios de noviembre−, pero no por aquellos que lo hicieron en la primera quincena de septiembre porque cargan con las afectaciones que les causó el veranillo, según Carlos Goussen, técnico de la alcaldía de ese municipio.  

En Jalapa también hay preocupación entre los agricultores que ya arrancaron el frijol, pues este aún está tendido en el campo. “Puede ocasionarse pérdidas por el exceso de las lluvias”, estimó Manuel Álvarez, productor de Teotecacinte.

Asimismo, subrayó el bajo rendimiento de la producción por la insuficiencia de lluvias en el valle, “o porque no ha llovido en el momento que lo necesitan las plantas. El rendimiento anda entre 12 y 15 quintales por manzana”, reveló. 

(Con la colaboración de Máximo Rugama y Gilberto Artola)

  • 65 viviendas anegadas a nivel nacional registró el Gobierno tras la incidencia de lluvias el jueves y viernes.
  • 300 milímetros de lluvia se han acumulado en los suelos de la zona de El Tuma-LaDalia, en Matagalpa. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus