•  |
  •  |
  • Edición Impresa

De las 34,909 mujeres que en los últimos tres años han sido atendidas en la Alianza Centros de Mujeres, un proyecto de apoyo a mujeres que buscan salir de la violencia, 18,956 no reconocían que atravesaban una situación de agresión, debido a que su concepto de violencia se reducía a la que se sufre físicamente.

“Todavía para muchas mujeres es difícil reconocer que la violencia no es solo física, sino que pueden estar recibiendo, por ejemplo, violencia sexual por parte de su pareja cuando la obliga a tener relaciones sexuales solo por ser su pareja”, señaló Fátima Millón, coordinadora de Alianza de Centros de Mujeres.

Dentro de este proyecto, que nació hace más de diez años, están agrupados 26 centros que atienden a mujeres víctimas de violencia en 14 municipios del país. Su objetivo principal es brindarles la información y el acompañamiento necesario para que conozcan las alternativas que tienen para salir de esa situación.

Acercamiento

Una de las acciones de estos centros es el trabajo comunitario, que consiste en intervenciones directas en los barrios para dar información a la población en general, así como en visitas casa a casa para conversar con mujeres e identificar si están sufriendo algún tipo de violencia, explicó Yolanda Acuña, de la Asociación Proyecto Miriam, de Estelí, que forma parte de la Alianza.

Fue a través de este trabajo comunitario que se captaron a 18,956 de las 34,909 mujeres víctimas de violencia que fueron atendidas entre noviembre del 2012 y octubre del 2015, detalló Millón, quien también es miembro del Centro de Mujeres Isnin, otro miembro de la Alianza.

“En esas conversaciones con las mujeres nuestras promotoras observan si hay señales físicas de violencia, pero también si están deprimidas, si no hablan mucho, si muestran incomodidad ante temas determinados, porque esos son indicadores de violencia”, apuntó Acuña, quien aseguró que en el caso específico de la Asociación Proyecto Miriam, uno de los centros, el 50% de las mujeres atendidas son captadas de esta forma.

Otro reto

Millón refirió que cuando le preguntan a las mujeres si han vivido violencia, contestan que no porque su pareja nunca les ha pegado, pero que en la medida que les explican los otros tipos de violencia, identifican que son situaciones recurrentes en sus vidas.

Según la activista, luego del reconocimiento de la situación de violencia, el próximo paso difícil es la recepción de la denuncia en las Comisarías de la Mujer, pues si no hay lesiones físicas graves, el agresor no es detenido e inicia un proceso de testigos y pruebas que puede durar meses.

Sin embargo, destaca que aunque muchas mujeres no han encontrado una solución en el sistema judicial del país, sí han logrado salir de la violencia. “El hecho que una mujer reconozca que fue víctima de violencia y haya salido de esa situación, con o sin una denuncia de por medio, significa que ya rompió el círculo de violencia y puede estar con los ojos abiertos para identificar otra situación riesgosa”, dijo Millón.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus