•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Sistema de Integración Centroamericana (SICA) apeló ayer al “principio de autodeterminación” de cada uno de los países de la región centroamericana para permitir o no el paso por sus territorios a los inmigrantes cubanos que desde hace varias semanas se encuentran varados en Costa Rica, en su intento por llegar a Estados Unidos.

Hugo Martínez, ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, explicó que la inmigración cubana “no es un problema que se incentiva desde estos países, es un problema que se incentiva en un país de destino (Estados Unidos), debido a medidas particulares que esa nación ha tomado para favorecer la migración de cubanos”.

Martínez explicó que no se alcanzó un acuerdo común sobre los cubanos, pero que “se debe respetar el principio de autodeterminación de cada uno de los países de la región centroamericana y de los que participaron en la reunión”.AFP

“Cada uno de los países se reserva el derecho de admitir o no a estas personas, ya sea con una visa de turista o con una de tránsito, de manera que se coincidió en buscar una salida, pero respetando ese principio de autodeterminación de cada país”, explicó Martínez.

PEDIRÁN APOYO A OIM

Por el momento, los países del SICA acordaron pedir el apoyo de la Organización Internacional de Migraciones para mejorar de inmediato las condiciones en las que están siendo atendidas estas personas en los albergues en Costa Rica.

Sin embargo, el canciller salvadoreño insistió en que es necesario buscar una salida a la crisis. “Es necesario buscarle una salida a esas personas, sea que decidan ir a su país de origen, o sea que esas personas quieran continuar a su país de destino”.

Por su parte, el Vicecanciller de Nicaragua, Denis Moncada, leyó ayer un comunicado sobre la postura del Gobierno de Nicaragua durante la reunión extraordinaria de Cancilleres del SICA, que “exige” a Costa Rica retirar a los ciudadanos cubanos que se encuentran en la frontera entre ambos países.

“El Gobierno de Nicaragua exige al Gobierno de Costa Rica tomar las medidas correspondientes para retirar de nuestras zonas fronterizas a todos los ciudadanos, cuya concentración augura y alienta nuevas acciones violentas, lesivas de la soberanía que el Gobierno ha hecho y hará respetar”, sostuvo el vicecanciller.

Moncada agregó que “cada día crece, por centenares” el número de migrantes ilegales cubanos.

“El Gobierno de Costa Rica ha ubicado a estos ciudadanos en nuestras fronteras en claro chantaje, presión y amenaza de repetir la invasión y violación de nuestro territorio”, dijo el vicecanciller.

POSICIÓN INVARIABLE

Por su parte, Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, aseguró ayer al mediodía que la posición de Nicaragua en la reunión de cancilleres del SICA “es invariable”.

Señaló que Nicaragua dejó bien clara su posición en cuanto a exigir al Gobierno de Costa Rica el respeto a la soberanía nicaragüense; el que se pongan sobre la mesa los derechos de los migrantes de los países del CA-4 (Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua), que son humillados y devueltos continuamente desde Estados Unidos.

En la posición de Nicaragua, expuesta ante el SICA por el vicecanciller Moncada, también se explica que el Gobierno de Costa Rica “ha utilizado esta situación, para legitimar” la llamada Ley de Ajuste y la política de Pies Secos, Pies Mojados implementada por los EE.UU”.

“El Gobierno de Costa Rica ha creado y manipulado esta crisis que pretende desconocer e ignorar las causas y la responsabilidad de los Estados Unidos en el aliento de una migración insegura, indigna, desordenada e ilegal, que afecta a Cuba y que está afectando ya a la región centroamericana”, agregó Moncada.

De igual forma, expresó que el Gobierno de Nicaragua ratifica su posición de “no prestarse a legitimar políticas ilegales”.

Proponen acuerdo global regional

Sobre el problema con los cubanos, Mauricio Herdocia, experto en Derecho Internacional, dijo que se debería construir “un acuerdo global regional” que incluya a EE.UU, Cuba, Ecuador, Colombia y México, pues solo así se podrá encontrar una solución al problema.

“Nicaragua está insistiendo en la responsabilidad de otros actores, particularmente en EE.UU. con la emisión de la Ley de Ajuste Cubano y de los Pies Secos, Pies Mojados, que permite el ingreso a los cubanos con un estatus migratorio preferencial, sin embargo (EE.UU.) no dice cómo van a hacer ese tránsito, algo que es muy complicado”, explicó Herdocia.

Por su parte, el excanciller de Nicaragua Norman Caldera, expresó que la política ambivalente de Estados Unidos es una de las causas que ha propiciado las masivas migraciones de cubanos  que buscan llegar a ese país cruzando por varios países latinoamericanos.

“Para mí el problema es una inconsistencia de EE.UU. que por un lado aprueba una Ley de Ajuste Cubano en el que les permite al llegar tener todos los beneficios de la ciudadanía, pero por otro lado les impide el paso”, afirmó el excanciller.

En tal sentido Caldera sostiene que esta actitud no abona a las buenas relaciones entre los países, ya que envía un mensaje contradictorio de que no los dejen pasar, pero cuando lleguen a Estados Unidos los tienen que recibir, “no hay un manejo transparente en la situación de estos refugiados”.

Esto pasa, según él, por establecer un equilibrio de dos realidades distintas, por un lado la de Nicaragua como país y su derecho a  manejar de la mejor manera el tema de la migración e inmigración y, por otro, la de los refugiados, a quienes se debe respetar sus derechos humanos.

(Con la colaboración de Luis Núñez Salmerón).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus