•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su visión no era ser empleado de por vida y con perseverancia esperó el momento oportuno para poner en marcha  su propia empresa, dedicada a la elaboración de lujosas estructuras de vidrio y aluminio, que lo han llevado al éxito en el mundo de los negocios.

Se trata del empresario rivense Martín Montiel, quien bautizó  su emprendimiento  como “Vidriería Rivense”, y    sus vistosas piezas estructurales como puertas y ventanas corredizas han  sido demandadas por importantes proyectos turísticos que se han construido en Tola y San Juan del Sur.

Desde 1983 fue responsable de bodega en la Aduana de Peñas Blancas,  y  desde entonces sus planes eran tener su propio negocio, pues además tenía un salaria bajo y por eso en  1991 renunció a su puesto y se acogió al Plan de Inversión Ocupacional  y con el dinero que le dieron salió en busca de hacer realidad sus sueños.

Recibió de liquidación solo US$1,000, dinero con el me dediqué a viajar a Costa Rica para comercializar utensilios de cocina y zapatos, luego trabajó en una vidriería.

Después  llegó a adquirir un medio de transporte con el que brindaba un servicio al ingenio Benjamín Zeledón y el 16 de octubre de 1996, cuando logró reunir US$2,000 empezó a existir Vidriería Rivense.

“Yo percibí que  en 1996  era una necesidad en Rivas tener una empresa dedicada a la elaboración de estructuras de vidrio y aluminio, debido al boom del desarrollo turístico que iniciaba a darse y este trabajo me gustó, y si te enamoras de lo que hacés alcanzás tus metas”, expresa Montiel.

El rivense considera que el éxito de su negocio se debe a la inversión extranjera y que como emprendedor ha sabido aprovechar las oportunidades, promoviendo la creatividad,  el trabajo continuo y en equipo, así como la renovación e implementación de tecnología  de punta.

Variedad de productos

Puertas de todos los estilos,   ventanas corredizas, persianas, cielos rasos trabajos decorativos y pedidos especiales de clientes que llevan sus propios modelos, son parte de la oferta de este negocio.

Los grandes clientes de Montiel son grandes empresas constructoras que le hacen pedidos para desarrollos turísticos como  Guacalito de la Isla; Rancho Santana, en el municipio de Tola; el hotel Pelican Eyes en San Juan del Sur  y muchos residenciales. Aunque también cuenta con clientes de Granada, Boaco, León, Managua y  Carazo.

Este emprendedor rivense, de 50 años, es originario de Popoyuapa  y sus expectativas son facturar entre 9 y 10 millones de córdobas y a la vez avizora un crecimiento en el 2016.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus