•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La exactitud con la que fueron esculpidas 15 estatuas de la era prehispánica en Nicaragua sorprendió a un grupo de expertos que trabajó en sus réplicas, afirmó hoy el escultor y director de la Escuela de Bellas Artes de Granada, Pedro Vargas.

Las esculturas, descubiertas en 1849 por el diplomático estadounidense Ephraim George Squier en la isla Zapatera, al este del Gran Lago de Nicaragua o Cocibolca, datan de los años 800 a 1,200 d.C., según los estudiosos de la arqueología nicaragüense.

Las mismas se encuentran hoy en el Convento San Francisco, de la ciudad colonial de Granada, y se caracterizan por ser columnas de basalto negro con figuras humanas con animales adheridos, de 1.25 a 2.25 metros de alto por unos 60 centímetros de ancho, en promedio.

"Toda la gente que estuvo muy vinculada a la realización de las réplicas pudimos apreciar la belleza del trabajo como escultura, la posición exacta de la nariz, la comisura de los labios, porque los cánones que ellos utilizaron fueron los mismos que usamos en la actualidad", dijo a Efe Vargas, quien estuvo a cargo del proyecto de reproducción de las estatuas.

Hasta ahora las esculturas precolombinas solamente habían sido estudiadas por arqueólogos, pero en los últimos 12 meses fueron analizadas por primera vez por escultores y arquitectos, para efectos de su réplica.

"Se ve la delicadeza del trabajo, la precisión con que lo hacían. Nos preguntamos quién les enseñó, cómo obtuvieron ese conocimiento, dónde, porque no eran obras hechas por manos novatas, lo hizo gente estudiada", resaltó el experto.

Según los historiadores, las esculturas fueron realizadas por los chorotegas, quienes concebían la isla como un santuario, y tenían influencias artísticas mesoamericanas y suramericanas.

Las réplicas fueron hechas en concreto (hormigón), con las medidas originales y roturas provocadas con el tiempo, como parte del proyecto turístico Ruta Colonial y de los Volcanes, auspiciado por la Unión Europea en Nicaragua y la Agencia Luxemburguesa para la Cooperación al Desarrollo (LuxDev).

Las nuevas esculturas, que pesan entre 182 y 364 kilogramos, fueron llevadas a la isla en pequeñas lanchas esta semana, para lanzar el Parque Nacional Archipiélago de Zapatera como nuevo destino turístico nicaragüense.

Una vez en la isla, las mismas debieron ser subidas en pendientes accidentadas con poleas y métodos antiguos, con la ayuda de muchos hombres, hasta el sitio donde se encontraban las originales.

"Parecía como ver una película egipcia, ver cómo se trasladaron las estatuas", relató a Efe el representante regional de la LuxDev, Marc Riehl.

Las réplicas, que están a la espera de un tratamiento que les dará la misma apariencia que las originales, ahora forman parte del atractivo del nuevo destino turístico nicaragüense. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus