•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde hoy y hasta el próximo 11 de diciembre, jefes de Estado y delegados de 193 países, incluyendo Nicaragua, se dan cita en París, Francia, con un solo objetivo en mente: lograr un acuerdo vinculante en torno al futuro del planeta que permita, a partir del año 2020, mitigar los efectos de las variaciones climáticas, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y que la temperatura de la Tierra no incremente más de 1.5 grados celsius.

En vista que el presidente Daniel Ortega no asistirá a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21), la representación del país estará a cargo de Paul Oquist, asesor de políticas públicas del Gobierno, quien previo a su partida, ha planteado el argumento de Nicaragua, de que los países desarrollados asuman su responsabilidad por el cambio climático. 

“Nicaragua rechaza el concepto de responsabilidades universales. Ellos (los países industrializados) están tratando de pintar ahora que todos somos responsables iguales para este fenómeno, para realmente salir del paso del hecho de que ellos son responsables y deben indemnizar (a los países afectados)”, dijo Oquist en una comparecencia televisiva.

En este sentido, el representante gubernamental destacó el hecho de que Nicaragua no se encuentra entre los países más contaminantes del mundo.

“Nicaragua apenas aporta el 0.03% de gases de efecto invernadero, mientras que los tres países más industrializados emiten el 50%, subiendo al 72% si se toma en cuenta a los 10 países más contaminantes”, sostuvo Oquist.

Reconocer daños

De igual manera, el jefe de la misión nicaragüense ante la COP21 precisó que estos daños históricos a la degradación de los recursos naturales del planeta, necesariamente tienen que ser reconocidos por las potencias industrializadas, quienes tendrían que jugar un rol más beligerante y apoyar financieramente a los países que sufren los embates del vaivén climático.

“Se plantea que los países que han causado el problema tienen la responsabilidad histórica de mitigar el daño hecho a la salud de la madre Tierra e indemnizar a los países que año con año sufren pérdidas y daños, y a la vez, compensarles por sus necesidades de adaptación al cambio climático”, opinó Oquist.

Planteamiento adecuadoEl desarrollo industrial es una de las causas del cambio climático. AFP / END

A juicio de Víctor Campos, subdirector del no gubernamental Centro Humboldt, la propuesta que Nicaragua plasmará en París es adecuada, no obstante, el mayor reto será lograr que esta consiga el apoyo requerido durante el proceso de negociación durante el encuentro mundial.

“El Gobierno ha dicho que ellos están por una posición de justicia climática, que nos parece a nosotros que tiene sentido y que debe poner el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas en base a las capacidades nacionales, el asunto es que este (planteamiento) pueda lograr consenso, y puedan lograrse compromisos ambiciosos y vinculantes para el resto de los países”, comentó Campos. 

El ambientalista agregó que, precisamente de cara a lograr dichos compromisos, los países más desarrollados deben procurar asumir un papel que vaya más allá del financiamiento para las naciones menos favorecidas.

“Las contribuciones voluntarias son insuficientes todavía para mantener el clima por debajo de los 1.5 grados, las organizaciones sociales hemos preparado un documento que reúne las consideraciones que el país debería ejercer y esperamos que haya la suficiente sensibilidad durante las negociaciones para que los países más vulnerables del mundo, entre ellos Nicaragua, sean escuchados y puestos sus intereses en el acuerdo global que se promulgará al final de la cumbre”, externó Campos.

Vulnerabilidad comprobada

Nicaragua es el cuarto país en el mundo que ha sido más afectado por los eventos climáticos extremos entre 1994 y 2013, de acuerdo con el Índice de Riesgo Climático Global 2015, publicado por la organización medioambiental alemana German Watch.

El documento refleja que entre 1994 y 2013 Nicaragua tuvo la incidencia de 49 eventos climáticos, los cuales generaron pérdidas económicas por US$301 millones y 2.98 muertes por cada 100,000 habitantes.

Según el informe, Nicaragua únicamente está detrás de Honduras, Myanmar y Haití en cuanto a los daños sufridos por los fenómenos climáticos extremos.

La organización ambientalista alemana define como eventos climáticos extremos: las tormentas, inundaciones, olas de frío y de calor, y deslaves de tierras.

Cabildean con países del ALBA

En una comparecencia televisiva, Paul Oquist, asesor presidencial para Políticas Públicas, mencionó que como parte del proceso de preparación de Nicaragua de cara a la Cumbre Internacional sobre Cambio Climático (COP21) se han sostenido una serie de encuentros con los países miembros de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (ALBA).

“Estamos buscando cómo forjar posiciones comunes en el seno del ALBA”, afirmó Oquist y añadió que existe un número considerable de naciones que comparten los planteamientos de Nicaragua.

Este grupo de países pobres está conformado principalmente por Centroamérica, el Caribe, África, sur y sureste de Asia, el mar de la India y el mar de Oceanía.

Precisamente distintas organizaciones ambientalistas de Nicaragua externaron recientemente su deseo para que la región centroamericana fuese reconocida como una zona altamente vulnerable, para que de esta manera la región pueda acceder al Fondo Verde creado por la COP, el cual actualmente tiene un monto de cinco billones de dólares. Perú es el único país que ha tenido acceso a este fondo.

  • 49 eventos climáticos han afectado a Nicaragua entre 1994 y 2013, según el Índice de Riesgo Climático Global 2015, publicado por el organismo alemán German Watch.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus