•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo que era un simple chequeo de rutina de documentos para conducir (licencia y seguro de accidente) en el lugar conocido como “La Garita Sur”, permitió a la Policía descubrir otro caso de tráfico de migrantes ilegales.

La Policía descubrió la tarde del pasado jueves, que 10 migrantes de  origen nepalí eran transportados en una camioneta conducida por Marlon Armando Olivas, al requerirle su licencia de conducir.

Mientras uno de los agentes que estaba en el puesto localizado a la salida sur de Managua solicitaba a Ríos la licencia de conducir, otro agente policial detectó a los extranjeros que viajaban apretujados en la camioneta conducida por el acusado.

Sin pasaportes

Las sospechas de que estaban ante un hecho de tráfico de migrantes ilegales  fue corroborada por los policías, cuando pidieron documentos de identidad a los nepalíes y estos manifestaron no portar ninguno, ni pasaportes.

Por estos hechos, el Ministerio Público acusó por tráfico de migrantes ilegales a Jesús Tapia Castellón, quien al momento de su detención viajaba junto a Marlon Olivas, acusado por el mismo delito.

El juez Rolando Morán Pozo impuso la prisión preventiva a los acusados por los próximos 10 días, programó audiencia inicial para el próximo 11 de diciembre y rechazó la petición de arresto domiciliar hecha por el defensor Carlos Salazar.

En el  2015 la Fiscalía ha presentado 37 acusaciones por tráfico de migrantes ilegales en los tribunales  capitalinos, lo que marca un aumento de 1,133% en comparación al 2014, período en el cual solo fueron presentadas tres acusaciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus