•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El aumento de los casos de VIH en Nicaragua se debe a que las pruebas realizadas para detectar el virus se han incrementado, lo que ha permitido que más personas que tienen el virus se enteren que son portadores y a la vez se corte la cadena de contagio.

Las mujeres embarazadas son el segmento que está bajo mayor control del sistema de salud.

Enrique Beteta, secretario general del Ministerio de Salud, dijo a medios oficiales que el 90% de las pruebas realizadas en 2014 fue a mujeres embarazadas, de las cuales 118 resultaron positivas.

Esto también ha permitido que el contagio de madre a hijo se haya reducido considerablemente en los últimos años.

Menos niños

“Este año llevamos dos (niños con VIH) nuevamente, hemos realizado alrededor de 96 pruebas en mujeres y realmente la cantidad de pruebas en embarazadas es cerca de 130 mil, estamos buscando precisamente porque queremos eliminar la transmisión vertical (de madre a hijo)”, declaró Beteta.

En los últimos años, destacó el funcionario del Minsa, se ha reducido la cantidad de niños que nacen con VIH, pasando de los 46 que se registraron en el 2006 a dos niños en el 2014.

Según Carlos Vargas, capacitador del organismo Pasmo en Nicaragua, uno de los principales logros en materia de prevención de la propagación del virus ha sido la masificación de las pruebas rápidas desde 2011, cuando se permitió a las organizaciones realizar estos exámenes, que eran exclusivos del Minsa. 

En el 2014 se hicieron 264,237 pruebas y en los primeros seis meses de este año ya se habían realizado 142,259 pruebas. 

Esto, explica el capacitador de Pasmo, ha permitido captar casos en etapas tempranas y también un incremento de los casos nuevos cada año. 

En 2015, Managua ha sido el departamento con mayor número de diagnósticos nuevos (230), seguido de León, Bilwi y Chinandega, con 48, 42 y 38 casos respectivamente. 

9,206 detectados

Desde el primer caso de VIH confirmado en Nicaragua, se han detectado a 9,206 personas que portan el virus, de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud (Minsa). De estas, 573 fueron diagnosticados en los primeros seis meses de este año. 

Oscar Núñez, coordinador del programa Prevensida, financiado por Usaid, explicó que 3,262 pacientes están dentro de los programas de tratamiento antirretroviral (TAR) en los 50 establecimientos que el Minsa ha dispuesto. Esto representa un 35.43% de los portadores del virus. 

Sin embargo, aclaró que de acuerdo con criterios de las autoridades de Salud, no todos requieren el tratamiento, ya que para ser candidato se debe “estar o muy enfermo o con un CD4 (exámenes de laboratorio para revisar el sistema inmunológico) menor a 500 puntos”. 

A la fecha, se desconoce con certeza cuántos de los portadores requieren el tratamiento, ya que según varias organizaciones que trabajan en proyectos relacionados a esta temática, todavía hay estigmas sociales referidos a esta enfermedad. 

El Minsa proyecta que al menos 4 mil personas requieren el tratamiento, pero entre los grandes retos de control de la epidemia está la retención y adherencia a los retrovirales. 

“El gran reto es integrar más personas a la terapia. Hay personas que abandonan los servicios, hay una gran brecha ahí. Esas personas están con el virus”, explica Núñez, quien señala que se estima que de los pacientes en tratamiento, aproximadamente 1,500 tienen una carga viral indetectable. 

En ese sentido, Carlos Vargas, capacitador de Pasmo, destacó que de llegar a ese estado, las posibilidades de transmitir el virus se reducen hasta en más del 80%. 

“Muchas personas no buscan el tratamiento por estigma y discriminación, no van o hacen cualquier cosa para no ser observados en una unidad de infectología de un hospital. Hay miedo de que me vean con el tratamiento, hay que estar pidien do permiso en el trabajo”, advierte.

Alerta entre jóvenes

Según cifras oficiales, al 30 de junio de este año, 54 jóvenes de entre 15 y 19 años fueron detectados como portadores del virus. 

Esto, manifestó Vargas, resulta alarmante porque por lo general las pruebas rápidas son realizadas a mayores de edad. Para que una persona menor de 18 años se realice la prueba debe estar acompañada por sus padres. 

Mientras en el grupo de personas de entre 20 y 30 años se han encontrado 229 casos nuevos este año. 

Esta mañana, en la Avenida Universitaria organizaciones e instituciones realizarán una feria informativa, en la que los asistentes podrán hacerse la prueba rápida y recibir consejería sobre este tema.

Los especialistas destacan que cada vez más la población de riesgo, como transgéneros, trabajadoras sexuales y hombres que tienen sexo con hombres, considerados los más vulnerables en relación con esta epidemia, tienen más conocimiento sobre el virus. 

“Se ha demostrado que el uso consistente del condón ha venido aumentando, sobre todo en los trabajadores sexuales, con sus clientes, pero no así con la pareja afectiva. Esa es una brecha que hay”, señala Oscar Núñez, coordinador del programa Prevensida. 

Por su parte Carlos Vargas, capacitador del organismo Pasmo en Nicaragua, dijo que el reto es que “el uso del condón sea una conducta de diario. No que sea con esta sí lo uso, con esta no”. 

Según datos de Pasmo, al año se usan alrededor de 14 millones de condones en Nicaragua. 

Además, se estima que al 80% de las poblaciones en riesgo les han practicado la prueba las diferentes organizaciones e instituciones.

  • 54 jóvenes de entre 15 y 19 años fueron detectados como portadores del virus VIH al 30 de junio de este año.
  • 14 millones de condones aproximadamente se usan al año en Nicaragua, según el organismo Pasmo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus