•   Le Bourget, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Nicaragua anunció este martes en París que no presentará su plan nacional para reducir emisiones de gases de efecto invernadero (INDC) y que junto a otros países propone en la conferencia del clima un mecanismo alternativo que tome en cuenta la "responsabilidad histórica" de los grandes emisores.

"No vamos a presentar INDC porque sería matar el concepto de responsabilidades históricas y reemplazarlo con el de responsabilidades voluntarias", que propician las grandes potencias emisoras de CO2 como China, Estados Unidos y la Unión Europea, dijo a la AFP el ministro para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist.

Según el jefe de la delegación nicaragüense en la COP21, Venezuela, Bolivia, Argentina, El Salvador e India comparten ese punto de vista.

"Venezuela no ha presentado su INDC tampoco", dijo el emisario del presidente Daniel Ortega. Al igual que Nicaragua, Venezuela forma parte de los países que de momento se han abstenido de presentar sus planes nacionales como ya lo hicieron 183 sobre 195 naciones parte de la convención sobre el cambio climático.

"Hay una propuesta que se está barajando y hay un grupo integrado por Nicaragua, Bolivia, Venezuela, Argentina, El Salvador e India en el que estamos de acuerdo en que debe ser por responsabilidades históricas en vez de que sea por voluntad de los grandes emisores, a su comodidad", explicó el diplomático centroamericano.

Los números no cierran

Tras sumar los planes nacionales, la ONU llegó a la conclusión que son insuficientes para mantener la temperatura promedio del planeta por debajo de 2ºC respecto a la era preindustrial.

Se estima en cambio que apenas permitirán limitar el calentamiento a entre 2,7ºC y 3,5ºC, con consecuencias potencialmente catastróficas como inundaciones, sequías o elevación del nivel de los mares, aunque no tan graves como las que provocaría una elevación de la columna de mercurio de más de 4ºC si no se adopta ninguna medida.

Según Oquist, hay países que se oponen a seguir por ese rumbo insuficiente para evitar una catástrofe planetaria, incluso tomando en cuenta la posibilidad de revisar las medidas al alza cada cinco años. "No queremos ser parte de ese fracaso", dijo.

"Estamos además en conversaciones con otros países", dijo, "que no han presentado sus INDCs y otros que los han presentado y están alarmados por los resultados".

Aseguró en el segundo día de conversaciones de la COP21 que existe creciente frustración de países en desarrollo de que la conferencia sea manejada en función de los intereses de un cartel de potencias emisoras "para escapar a sus responsabilidades históricas".

"Todo el mundo hizo el proceso de INDCs de buena fe, pero no resultó, no funciona".

Una vía alternativa

Nicaragua preconiza como alternativa que la ONU establezca cupos en función de las emisiones realizadas desde la revolución industrial para imponer mecanismos de reducción a los verdaderos responsables.

Además reclama un sistema de indemnizaciones a los países que ya sufren las consecuencias. "Esa es la solución que vamos a proponer para proteger a la Madre Tierra y la humanidad". "La reunión que se supone debe salvar la Tierra puede condenarla a los 3ºC, que es entrar en fiebre grave".

Oquist fustigó además la idea de rever cada cinco años los compromisos de reducción. "Nos va a liar más porque muchos de los compromisos de los países en desarrollo están condicionados a recibir un financiamiento". Un 50% de los compromisos en agricultura --dijo a modo de ejemplo-- "están condicionados a un financiamiento que no está a la vista".

Contrariamente a China, Estados Unidos y la Unión Europea que totalizan un 49% de emisiones, Nicaragua es apenas responsable de 0.03% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y pasó de 25% de energías renovables en 2007 a un 52% el año pasado.

"No hay ningún mecanismo que compense a los países por sus pérdidas y daños, por eso estamos demandando indemnizaciones para cubrir las pérdidas y daños que amenazan nuestro proceso de desarrollo", puntualizó Oquist.

El emisario del gobierno sandinista eludió indicar si la posición de su país podría evolucionar en función de los resultados de las negociaciones sobre indemnizaciones y la ayuda Norte-Sur.

"Habría que ver que pasa", dijo. "Nuestra posición es nuestra posición. Estamos aquí en una negociación y no vamos a decir de antemano cuál sería nuestra reacción".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus