•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras los pobladores que habitan en las cercanías del volcán Momotombo están en alerta por la erupción del coloso, turistas nacionales y extranjeros han decidido recorrer largas distancias para contemplar el espectáculo en que se ha convertido la expulsión de lava.

Hasta la comunidad El Papalonal llegó Steven Nassar, un ciudadano australiano que junto a su familia han sido testigos de la erupción volcánica del Momotombo, que despertó luego de 110 años. Con telescopio en mano, los Nassar se sentaron sobre la hierba para observar la línea de magma que bajaba desde el cráter hasta las faldas del coloso.

El paisaje nocturno también atrajo a Juanita Guerrero, habitante de Managua, quien señaló que “espectáculos naturales como la erupción muy pocas veces se logran apreciar”. 

Te interesa: Vivir con la furia del Momotombo

En el malecón de la comunidad Momotombo se apostaron visitantes extranjeros, quienes cambiaron su itinerario de visita a otros destinos del país por el éxtasis de ver un volcán en erupción.

“Yo desde el lunes estoy al pendiente del volcán, vale la pena venir a ver y esta experiencia se la contaré a todas mis amistades de Francia”, contó Daniela Laborde, una turista francesa

Aprovechar

Leonardo Torres, presidente de Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística), dijo que algunos turistas están en el lugar más cercano para presenciar el espectáculo del Momotombo, posteando fotos en sus redes y catalogando el evento natural como “algo maravilloso”.

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Defensa sugirió mantenerse a un radio de cinco a seis kilómetros del volcán; no llevar menores, tener al menos un pañuelo para proteger las vías respiratorias ante las expulsiones de ceniza, no frotarse los ojos si siente alguna incomodidad y seguir siempre las instrucciones de las autoridades locales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus