•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras una hora de viaje en vehículo y 20 minutos a pie desde la comunidad El Papalonal, La Paz Centro, hemos llegado al punto donde se ve humeante la lava que expulsó el volcán Momotombo el pasado miércoles.

Llegar hasta ahí solo es posible con un guía. Y en El Papalonal sobran. Luis Miguel Torres, 26 años, y su hermano Franklin (22) conocen el coloso como la palma de su mano. Saben por dónde salen más serpientes y cuál es el camino más difícil.

A las cinco de la mañana de ayer, un grupo de turistas le pagó 400 dólares a Franklin para que los llevara a ver la zanja de 80 metros de ancho por donde bajó la lava. El joven regresaba a casa cuando una camioneta se estacionó frente a él. Le preguntaron si conocía la zona y le ofrecieron una cantidad de dinero que nunca imaginó ganar.

Un equipo de El Nuevo Diario se auxilió de Luis Miguel para replicar la excursión que desde ayer turistas extranjeros han emprendido. Minutos antes de comenzar la travesía se advierte que en el camino es posible, muy posible, que  crucen serpientes cascabel o coral. No puede cundir el pánico. No puede haber algo peor que estar cerca de un volcán en erupción.

Luis Miguel es un campesino que se dedica a cuidar ganado. Presume, también, que conduce tractores y que un curso en inseminación artificial en animales forma parte de su currículo. Está casado y es padre de dos niños. Todos los días recorre en bicicleta 10 kilómetros para llegar a su trabajo, en una finca ganadera.

Por los últimos dos días dejó a un lado sus labores de la semana para ganar el triple de lo que devenga en un mes. “Hay que aprovechar ahorita que están viniendo los gringos, ya que nos buscaron y nosotros conocemos (el lugar), hay que aceptar”, comenta el hombre mientras con machete en mano va despejando la maleza.

En el camino se aprecian los vestigios de la lava que expulsó el Momotombo en 1905. Se sabe que se está en el volcán cuando los zapatos empiezan a deslizarse sobre el suelo de arena y hormigón.

Después de diez minutos de recorrido se observa el coloso en todo su esplendor. Son las 3:20 de la tarde y un estruendo interrumpe el silencio que se mantenía. Le sigue una columna de arena que emerge del cráter. Finalmente una avalancha de rocas cae sobre las faldas.

“Se está despertando el animal”, dice el Luis, mientras invita a acercarse a la zanja que socavó el magma estos días. Unos 20 metros después, cuando se ha dejado la vegetación, se abre la ventana y queda expuesto un mar de lava solidificada y humeante. Se escuchan retumbos otra vez y un desplome de roca asusta a un par de camarógrafos que se sumaron a la travesía.

El miércoles por la noche, a 600 metros de altura, un grupo de turistas llegó justo al lugar en donde estamos. Hicieron café y se sentaron sobre las rocas. Aproximadamente 20 kilómetros separan la carretera que lleva a Malpaisillo de esta comunidad, no había  ruido de bocinas, ni música, ni motores. La gran compañía era un volcán que escupía lava.

En total unos 30 pobladores de la comunidad El Papalonal se han beneficiado de esta actividad. Muchos de los jóvenes guías son cuidadores de finca o trabajan arreando ganado. La erupción trajo pánico, pero también una manera de subsistencia.

Nueva explosión en el Momotombo

ACTIVIDAD • La vocera del Poder Ciudadano, Rosario Murillo, dijo ayer que los especialistas del Ineter reportaron una nueva explosión, que indica que se mantiene la actividad eruptiva en el Momotombo.

“Nuestros compañeros de los medios de ustedes, medios del poder de las familias y las comunidades les han presentado las imágenes... es otra explosión, más actividad eruptiva, gases, cenizas, lava y gracias a Dios se mantiene la situación en la que podemos afirmar que no hay peligro para nuestra población, para las familias que habitan en las cercanías o para nosotras las familias de Managua”, comentó la compañera.

Asimismo, señaló que el Ministerio de Salud está brindando atención a las familias que viven en la zona y que les entregaron mascarillas y les brindaron atención médica. Además, enfatizó en que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) ha realizado investigaciones de laboratorio sobre la calidad del agua en las cercanías del volcán Momotombo.

“Tenemos también, gracias a Dios, compañeros, el reporte de Enacal y ¡gracias a Dios! digo porque se finalizó el análisis en laboratorio de las muestras levantadas el día de ayer (jueves) en 20 pozos de sectores aledaños al Momotombo, y todos estos datos se han entregado al Ineter, al Sinapred. ¡Gracias a Dios!, repito, no hay indicios de alteración en la calidad del agua de los pozos de la muestra... Si hay alguno, porque vamos a seguir tomando muestras, vamos a informarles inmediatamente”, aseguró.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus