•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Empresa Nicaragüense de Energía Renovable (Ernicsa), de capital español, está interesada en desarrollar un proyecto de energía renovable utilizando las 275 toneladas de desperdicios orgánicos que produce Masaya y Ciudad Sandino a diario, para generar 15 megavatios hora. 

Omar Espinoza, presidente de Ernicsa, detalló que proyectan producir entre ocho a nueve megavatios hora en el vertedero de Masaya y siete megas en Ciudad Sandino.

“Desde hace tres años estamos realizando esfuerzos para comenzar estos proyectos, los cuales tendrán beneficio ambiental porque se eliminarán totalmente los residuos sólidos urbanos, lo que va a generar empleo local y mejorará la situación de los pepenadores de ambos vertederos”, consideró Espinoza.

Se calcula que esta empresa invertirá US$50 millones en estudios de Factibilidad y Estudios de Impacto Ambiental. 

Según la diputada Jenny Martínez, presidenta de la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos de la Asamblea Nacional, este es el tercer proyecto de biomasa que se realiza entre 2013 y 2016. 

Asamblea analiza

La legisladora informó que los miembros de dicha comisión se reunieron con representantes de Ernicsa y con funcionarios del Ministerio de Energía y Minas (MEM), para detallar los requisitos a cumplir para llevar a cabo el proyecto.

“Inicialmente requieren una carta del Ministerio de Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y de cada una de las alcaldías (Masaya y Ciudad Sandino). Luego esas cartas se tienen que presentar al MEM e iniciar los estudios de impacto ambiental y factibilidad”, puntualizó Martínez.

Otros proyectos

El aprovechamiento de residuos sólidos urbanos se ha implementado recientemente en el país, especialmente para la generación de energía a través de biogás.

Roberto González Castellanos, director del Centro de Estudios Biotecnológicos (Cebiot), adscrito a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), explicó que “los digestores de presión hidráulica pueden tratar la basura orgánica, resolver un problema enorme para el país y además aprovechar la generación de energía que se produce a partir de los residuos”.

González Castellanos —quien tuvo a su cargo la ponencia principal durante la realización del primer simposio sobre residuos orgánicos y sólidos y su aprovechamiento energético, realizado en la Upoli el pasado 28 de noviembre— agregó que existen varios esfuerzos tanto públicos como privados para aprovechar este tipo de ingenierías.

En la Upoli funciona una planta demostrativa para el aprovechamiento de biogás, la cual provee de energía y gas al comedor universitario, siendo la materia prima los mismos desechos orgánicos que se generan en la cocina.

“El proyecto inició a construirse en 2010 y es la primera en su tipo en América Latina y el Caribe. A esto se le llama digestor de presión hidráulica. Diariamente la cocina produce aproximadamente 150 kilogramos de desechos, los cuales se pican y producen aproximadamente cerca de seis metros cúbicos de energía que sustituye una parte del gas licuado de petróleo para cocinar”, explicó Charlie Tinoco MCrea, responsable de proyectos del Cebiot.

Agregó que el diseño de la planta que funciona en Upoli tiene también espacios de hasta 10 metros cúbicos destinados para reservar la producción de biogás.

“Un modelo de escala pequeña puede costar entre US$3,500 y US$5,000. Mientras más grande se te hace, más económico es construirla, porque se reducen los costos de edificación de la infraestructura, compra de materiales y mano de obra para su construcción”, indicó Tinoco MCrea.

En este sentido ambos especialistas sostienen que este tipo de modelos han llamado la atención de gobiernos municipales como Acoyapa, los que están interesados en emularlos. 

  • 15 megavatios hora generarían los vertederos municipales de Masaya y Ciudad Sandino.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus