•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una mala noticia prenavideña recibió Carlos Daniel Sandino Carvajal, de 33 años, cuando se encontraba junto a su esposa realizando compras en el populoso mercado Oriental, en tanto su cuarto y pertenecías se estaban quemando ante la impotencia de sus familiares y vecinos en el barrio Villa Venezuela.

“Parece que fue un cortocircuito lo que originó el incendio, yo acababa de salir y cuando me avisaron me vine, allí perdí todo: ropa, dos televisores, cuatro abanicos, un horno, una refrigeradora, dos camas y un equipo de sonido… gracias al señor nadie salió afectado, solo daños materiales y esperamos en Dios fuerzas para salir adelante”, relató Sandino, quien al igual que la mayoría de los nicaragüenses no había asegurado su vivienda en caso de un incendio.

Según la gerente técnica de Seguros Mapfre, Luz Raquel Matamoros, a nivel centroamericano -incluyendo Panamá- Nicaragua es el país que recibe menos ingresos por conceptos de seguros relacionados a la prevención de incendios.  

“Por ejemplo, El Salvador a diciembre de 2014 tenía una población bastante similar a la nuestra, presentó un ingreso de primas en concepto de seguros por US$572 millones, sin embargo Nicaragua cerró con US$177 millones”, explicó Matamoros.

Empresas y casas

Agregó que con estos datos podemos darnos una idea de la poca cultura de seguros que aún impera en Nicaragua, pero si lo vemos desde otro punto de vista, nos damos cuenta que las aseguradoras en el país tienen una gran oportunidad de crecimiento en este sector.

La especialista en seguros afirmó que el seguro contra incendios debería ser contratado por todas las empresas o industrias que tienen claro que al obtenerlo contribuyen a eliminar la incertidumbre, aumentan la eficiencia y continuidad del negocio.   

Expresó que el seguro contra incendios debería ser contratado por todas las familias nicaragüenses que ya cuentan con una casa propia, con el fin de proteger el bien más preciado para su familia, como es su casa y los bienes que hay dentro de ella, sin embargo, por la poca cultura de seguros que existe en Nicaragua y los bajos ingresos económicos de una buena parte de la población, muchos no lo hacen.

“La mayor parte de la población nicaragüense opta por asegurar sus viviendas solamente cuando se ven obligadas a hacerlo porque hay un préstamo de por medio, no obstante, cuando finaliza la obligación con la institución bancaria, el seguro ya no es renovado”, indicó.

Agregó que los usuarios deberían pensar que el seguro contra incendios es uno de los ramos más importantes que debe contratar cualquier persona o empresa que esté involucrada en cualquier actividad comercial, ya que el mismo garantizará la reposición del equivalente económico de las pérdidas patrimoniales sufridas.

“Lo ideal es tener un seguro que te de la certeza que al momento de cualquier evento del tipo que sea, cuentas con el apoyo financiero necesario (tu póliza de seguro), para poner a andar tu negocio nuevamente, como si la pérdida nunca hubiese ocurrido o reconstruir tu casa y reponer todo el contenido de la misma a las condiciones en que se encontraban antes del siniestro, sin embargo, si tienes un siniestro y no cuentas con el seguro, ahí si estarías en serios problemas”, advirtió Matamoros.

Opciones de seguros

Para las grandes empresas e industrias Mapfre ofrece los seguros de Todo Riesgo de Incendio, en los cuales además del incendio, rayo o explosión, se cubren los riesgos catastróficos, como temblores, terremotos, erupciones volcánicas, ciclones, huracanes, inundaciones, entre otros. Dentro de este tipo de pólizas la aseguradora también cubre los daños por variaciones de voltaje que puedan sufrir los equipos electrónicos, rotura de maquinaria, robo por forzamiento, y cualquier otro riesgo que no esté expresamente excluido de la póliza. 

Para negocios con sumas aseguradas de menor cuantía, ofrece seguros de Incendio y Líneas Aliadas (o de riesgos nombrados). En este tipo de pólizas se cubren únicamente las coberturas que están específicamente nombradas como riesgos cubiertos en la póliza, es decir, si el origen del daño no está nombrado como un riesgo cubierto, entonces el daño está excluido; este tipo de pólizas cubren incendio, rayo o explosión, riesgos catastróficos, como temblores, terremotos, erupciones volcánicas, ciclones, huracanes, inundaciones, daños por agua o maremoto y otros eventos.

Y para las viviendas han diseñado un producto bastante amplio llamado “Incendio Hogar”, que cubre lo mismo que el antes mencionado, adicionalmente incluye robo por forzamiento, responsabilidad civil para cubrir cualquier reclamación o demanda que pueda sufrir el dueño de la vivienda por daños materiales o lesiones corporales en terceras personas que visiten la propiedad, rotura de cristales, accidentes personales para el núcleo familiar, incluyendo un sublímite para gastos médicos.

También incluye pago de alquiler para rentar un local comparable al cubierto por la póliza por un límite máximo de tres meses, para mientras la vivienda que sufrió el daño es reparada, daños por alteraciones de voltaje en los equipos electrónicos asegurados, entre otros.  

Todos estos contratos son de adhesión y las tarifas podrían oscilar entre 3 y 4 por millar, dependiendo del tipo de seguro a contratar.

Costos altísimos

El teniente José Berríos, jefe de operaciones del Benemérito Cuerpo de Bomberos (BCB), afirmó que los costos económicos que generan los incendios en las empresas y las familias son muy altos, aunque esta institución no cuenta con estadísticas.

“Por ejemplo el incendio de la empresa ALKE en abril de este año, en el barrio Santa Ana, fueron cuantiosas las pérdidas o como el incendio en el mercado Oriental en el 2008, donde se quemaron muchos tramos. El problema es que son pocos los que aseguran sus empresas o viviendas”, señaló Berríos.

La institución que sí cuenta con estadísticas sobre las pérdidas monetarias que representan los incendios es la Dirección General de Bomberos. Desde hace varios días llamamos al director general, comandante Ramón Landero, pero este no concedió la entrevista.

Millones en accidentes

Desde el 2014 hasta septiembre de 2015 las aseguradoras han pagado US$30 millones y C$2 millones por accidentes, según datos oficiales revelados por representantes de estas empresas.

“En general el año pasado el mercado asegurador, es decir todas las empresas, pagó 30 millones de dólares para reparar daños materiales en automóviles”, reveló Rydder Fong, gerente general de Mapfre Seguros, en declaraciones recientes a El Nuevo Diario.

El Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros (Iniser) invirtió en el primer semestre de este año más de C$2 millones en pagos de reclamos, confirmó Valeska Núñez, vicegerente de mercadeo de esa compañía.

Entre tanto, la venta de seguros entre enero y junio de 2015 creció un 3.5% respecto al mismo periodo del año pasado.

Carlos Acosta, supervisor de seguros patrimoniales de Iniser, sostiene que los seguros de Responsabilidad Civil Obligatoria están entre los que más se venden. 

De acuerdo con el informe sobre el Desempeño del Sistema Asegurador, elaborado por Enrique J. López Peña, entre enero y junio de 2015 los seguros de este tipo tuvieron un aumento absoluto de US$1.01 millones, lo que significó un incremento de 8.7% respecto al mismo periodo de 2014.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus