•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La modelo costarricense Kathia Adriana Corella Rojas, está protegida por varios artículos constitucionales en la acusación por lavado de dinero y crimen organizado que se ventila contra ella, por lo cual existen argumentos de peso para que evite ser condenada, considera su abogada defensora, Aura Alarcón.

La modelo continúa recluida en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), de la Policía Nacional, conocida como El Chipote y llegará nuevamente a los juzgados capitalinos hasta el 7 de enero a la audiencia inicial, donde su abogada pretende obtener su libertad.

La banda con la que vinculan a Corella supuestamente la lideraba su ahora fallecido marido, Walter Pereira Castillo, quien salió huyendo de Costa Rica por amenazas de muerte.

La abogada mencionó como algo que favorece a su clienta el artículo 34 de la Constitución Política de Nicaragua, numeral 7, que establece que el reo no está obligado a declarar contra su cónyuge.

“De haber sido cierto que la joven Adriana tenía conocimiento de los movimientos de su marido, como dice la acusación, ella no está obligada a denunciar con la Policía a su marido, ni tampoco a declarar sobre sí misma, ese principio la cobija”, agregó Alarcón.

“En el único párrafo que la Fiscalía la vincula en la acusación, carece de pruebas con los delitos que le imputan. Ella no resguardaba ningún dinero, prueba está que no le ocuparon nada, más que el dinero que tenía en su cartera”, dijo Alarcón.

La abogada añadió que el dinero que dicen que ocuparon a la supuesta banda, fue en la calle a un grupo de personas y no estaba ahí Adriana.

Para el penalista Roberto Cruz, otro principio que tiene a favor la modelo tica es el de Responsabilidad Personal y Humano del Código Penal.

“En el artículo 8 establece que la persona solo responde por sus propios hechos, es decir, que no te pueden culpar por lo que hagan otros, además la pena no trasciende de la persona condenada”, aclaró el abogado Cruz.

¿UNA TRAICIÓN?

Una supuesta traición, infidelidades, viajes ilegales, torturas psicológicas y sangre, ronda en un nuevo capítulo de la pesadilla que vive la modelo tica Kathia Adriana Corella Rojas, de 25, los que parecen ser sacados de un guion de telenovela.

Se ventila en medios ticos que la pareja salió por puntos ciegos hacia Nicaragua, según los registros migratorios que hizo las autoridades de ese país.

“La única salida que registra Migración es el 5 de noviembre del 2015, pero la joven modelo a inicios de diciembre anunció en su cuenta de facebook que estaba en tierra pinolera”, detalla el Diario Extra de Costa Rica.

¿SEPARADOS?

“Kathia ingresó legal al país. Ella solo había venido dos veces, una en octubre y luego en diciembre, cuando trajo a la niña, ya que iba a pasar Navidad con su padre (Walter Pereira)”, dijo Aura Alarcón, abogada de Corella.

Se conoció que la modelo Kathia Adriana estaba separada de su marido Walter Pereira desde hace cinco meses, pero se desconocen las razones.

Al parecer estaban en reconciliación en Nicaragua, pero la segunda luna de miel se volvió amarga, pues la joven vio morir a su media naranja al momento que intentaba capturarlo la Policía.

Según un correo anónimo que llegó al Diario Extra de Costa Rica, la joven era quien supuestamente torturaba a Pereira, insinuándole que un día se las iba a pagar y que lo vería tras las rejas.

“Adriana Corella le enviaba al fallecido por la red social Facebook imágenes de esposas (grilletes para presos), de personas encarceladas y le decía: “así te veré algún día, maldito, me las vas a pagar” y aparentemente fue una llamada anónima quien alertó a la Policía Nacional de Nicaragua sobre el cargamento de cocaína decomisado”, detalla la misiva.

La carta insinúa que Adriana vendió a su marido sobre los movimientos turbios y quebró el negocio ilícito.

¿VENGANZA?

“¿Lo habría hecho por venganza?, y ahora se hace la víctima, sin embargo, le salió mal el plan de ver preso al fallecido, y ahora la detenida es ella”, detalla la carta anónima.

“El fallecido le pagó todos sus caprichos, como algunas cirugías hace unos años y además le canceló la carrera (de medicina donde cursaba el tercer año en Costa Rica)”, se quejó el denunciante misterioso.

Ningún familiar de Adriana Corella ha querido hablar con los medios de comunicación por temor a ser involucrado en los hechos que investiga la Policía de Nicaragua, son los familiares de Pereira quienes están pagando el abogado privado.

En la audiencia inicial se conocerá el futuro de la modelo tica, quien era bien cotizada en su tierra y además tenía contratos firmados con varias empresas.

La acusación de la Fiscalía detalla que previo al arresto hubo forcejeo.

“Pereira Castillo reaccionó de manera violenta oponiéndose al arresto y forcejeando con el oficial, a quien logró arrebatarle el arma reglamentaria y con dicha arma de fuego procedió  a suicidarse”, dice el escrito fiscal.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus