Freddy Cardoza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Veintidós técnicos de las Unidades Municipales Ambientales (UMA) y de las Unidades Municipales de Agua y Saneamiento  (UMAS) de Matagalpa, Jinotega y del Caribe Norte fortalecieron sus capacidades a través del Diplomado en Gestión Integrada de Recursos Hídricos, que concluyó recientemente.

El diplomado fue auspiciado por la Cooperación Suiza y coordinado por el programa regional de Agua y Saneamiento (Aguasan) en alianza con la Universidad Nacional Agraria (UNA).

“Los estudiantes recibieron sus clases de contenido técnico en aulas y la aplicación práctica en campo, específicamente en comunidades abastecidas de agua potable por medio de sistemas del tipo Miniacueductos por Gravedad (MAG)”, explicó Pedro Pablo Orozco, uno de los asesores del diplomado.

Orozco indicó que los técnicos de las UMA y UMAS han sido fortalecidos en el uso de instrumentos de planificación para la gestión integral de recursos hídricos; en el diagnóstico de la situación de las áreas de recarga hídrica, de la infraestructura de los sistemas de agua potable; en la organización comunitaria, y la vulnerabilidad de los sistemas de agua ante el cambio climático.

Como resultado de la experiencia, los estudiantes trabajaron coordinadamente con los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) de las comunidades, haciendo trabajos de campo, recorridos por los sistemas de agua, sus fuentes de agua y las Áreas de Recarga Hídrica (ARH).

En el campo

Filemón Quintanilla, responsable municipal de Agua y Saneamiento de la Alcaldía de Matiguás, explicó que su núcleo estudió la problemática que existía en la comunidad Tierra Blanca, ubicada a siete kilómetros del casco urbano de ese municipio.

“Tierra Blanca la componen 346 comunitarios ubicados en 59 viviendas. Ellos tienen una reserva de la cual se abastecían de agua con un sistema bastante viejito, pero lo tenían abandonado, sin ningún tipo de intervención, porque es área protegida, sin embargo le hicimos un Plan de Acción Comunitaria para mejorar la situación”, precisó Quintanilla.

Carmen Pong, de la Cooperación Suiza, sostuvo que una de las razones por las cuales se impulsó el diplomado fue para garantizar las fuentes de agua potable que abastecen los sistemas en las comunidades. 

“Vimos que las fuentes de agua son muy descuidadas por los actores locales, técnicos municipales y tenían poca sensibilización en cuanto a que estas deben ser protegidas de común acuerdo con todas las personas que están en un territorio”, puntualizó Pong, quien agregó que los estudiantes aprendieron a tomar medidas para proteger sus fuentes de agua y sensibilizaron a los agricultores para que no deforesten.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus