•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es el país latinoamericano que más ha recurrido a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), unas veces como demandante y otras como demandado, para resolver sus diferendos limítrofes y defender su soberanía.

“Nicaragua emprendió un peregrinaje por el Tribunal de Justicia que debería de terminar. En menos de 10 años Nicaragua y Costa Rica presentaron cuatro demandas: el tema de la navegación armada, el caso del sector oeste de Harbour Head, el tema de la trocha tica, el dragado y el que tenemos pendiente sobre la delimitación marítima en el mar Caribe”, enumeró el experto en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia.

El primer fallo del que se tiene registro culminó en los años sesenta. En esa ocasión la CIJ concedió soberanía a Honduras sobre una buena parte del territorio indígena de la Moskitia, según se desprende de un documento “Demandas interpuestas por el Estado de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya”, elaborado por la Asamblea Nacional y disponible en su página web.

“Este conflicto limítrofe inició en 1956 durante la administración de Luis Somoza. La junta militar que gobernaba en Honduras ejecutó una serie de actos tendientes a alterar el statu quo fronterizo existente entre los dos países, siendo uno de esos actos la emisión del Decreto del 21 de Febrero de 1957, que creaba el Departamento de Gracias y señalaba como límite sur el Río Coco”, reza el documento.

Grandes victorias

Por unanimidad en junio de 1986, los quince miembros de la CIJ dieron a Nicaragua la razón en su litigio contra Estados Unidos. El Tribunal decidió que el país del norte estaba obligado a “indemnizar a  Nicaragua por todos los daños causados al violar el tratado de amistad, comercio y navegación entre las partes, suscrito en Managua el 21 de enero de 1956”.

Para el excanciller de la República, Norman Caldera, esa es una de las grandes victorias de Nicaragua en La Haya, pero considera que fue un fallo político que “no trajo ningún beneficio al país”.

En 1988 el gobierno sandinista acusó a Honduras de promover actividades militares transfronterizas contra su administración al prestar su territorio a los “contras”, el grupo armado financiado por los Estados Unidos.

Caldera describe como otra gran victoria la sentencia de La Haya de 2012, en la cual se le reconoció la soberanía de Colombia en varios islotes, entre ellos la isla San Andrés, y a Nicaragua una extensión de su frontera hacia el este. A Managua se le reconoció derechos sobre 200 millas náuticas desde la costa nicaragüense como zona económica exclusiva.

Fallos pendientes

Nicaragua aún está a la espera de que la CIJ anuncie su fallo sobre tres demandas que tiene pendiente con Costa Rica y Colombia. Con el primer país, dice Mauricio Herdocia,  el Tribunal debe emitir su sentencia sobre la delimitación de la plataforma continental extendida y el incumplimiento de parte de Colombia del fallo de 2012.

Nicaragua también aguarda a que la CIJ defina los límites marítimos con Costa Rica en el mar Caribe. La demanda fue presentada durante el gobierno de la presidenta Laura Chincilla y se produjo luego de que Managua ofreciera territorio marítimo a empresas internacionales para realizar exploraciones petroleras.

Según San José, dentro de esas zonas ofrecidas se incluyen cerca de 35.000 km2 que "indiscutiblemente" pertenecen a Costa Rica, 15.000 km2 en el Caribe y 20.000 km2 en el Pacífico.

“A nivel latinoamericano Nicaragua es el país que más ha acudido a la CIJ, por eso es que también el país tiene muy claro que debe acatar la sentencia, independiente que su contenido no le favorezca”, concluyó Mauricio Herdocia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus