•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

En medio de un mundo cada vez más globalizado y, por tanto, más demandante de una variedad de especialistas capacitados para llevar a cabo las tareas de la modernidad, la educación superior se enfrenta al reto de ofrecer una formación más integral, señala el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Medina.

En ese contexto, Nicaragua no es la excepción, asegura, por lo que cuenta que en dicha alma máter han estado trabajando en la formulación de programas de estudio que combinen carreras afines —como por ejemplo administración de empresas y marketing—, de cara a graduar a profesionales que cumplan con el perfil que requieren las empresas.

Para ello han estado en constante comunicación con el sector privado, pues las demandas de este varían constantemente y de forma significativa, sostiene,  al punto de que en la UAM el siguiente paso es la implementación de un programa de formación donde el estudiante iniciaría su carrera en Nicaragua y la finalizaría en una universidad aliada del exterior. 

¿Qué cambios ha experimentado en los últimos años la educación superior y las instituciones académicas que la ofrecen?

Creo que el cambio más importante que se ha dado aquí en Nicaragua y en todo el mundo es el enfoque de los estudios por competencia para tratar de responder a la crítica de que las universidades no están respondiendo a las necesidades que las empresas están teniendo frente a los retos de la globalización y de la apertura económica. Entonces, las universidades hemos estado orientando nuestros estudios a desarrollar las competencias que las empresas dicen estar necesitando. Creo que un fenómeno que se está dando en el mercado laboral y que tiene que ver con estos cambios a nivel mundial es que antes las empresas esperaban a los graduados de la universidad, los formaban y la gente pasaba en ese trabajo el resto de sus vidas, pero hoy eso ya no es así. Dependiendo de los países y del dinamismo de las economías, los profesionales tienen un rotación enorme y después de 2 o 3 años cambian de trabajo y las empresas se quedan esperando que les lleguen los profesionales formados de acuerdo con las necesidades que tienen.

¿Hace cuánto se dio ese salto a la educación por competencias?

Aquí en la UAM comenzamos hace 7 años a hacer los cambios en los planes de estudio. Yo creo que el cambio más importante que ha habido dentro de este proceso resultó del reconocimiento de concentrarnos solo en las competencias que demandan las empresas, lo que llamamos las competencias duras, nos estaba llevando a una situación bastante problemática, porque se estaban descuidando los aspectos que creemos que son importantes para un profesional y que las empresas mismas han reconocido que es importante y que es que la mayoría de las empresas hablan de que no solo quieren técnicos y profesional competentes, sino que también quieren personas que tengan otras competencias como el poder trabajar en equipo, el liderazgo, el poder reaccionar rápido a los cambios en el entorno, etc. De manera que en la actualidad en los planes de estudio de la UAM hay dos pilares fundamentales, uno es el de las competencias técnicas de acuerdo con las necesidades de la economía, y el otro es el de las competencias básicas, que tiene que ver con el desarrollo de la personalidad, las relaciones humanas y con dotar a la persona de principios y valores que le permitan además de ser un buen profesional ser un buen ciudadano.

Para lograr esa transformación, ¿hubo algún intercambio con las empresas?

Hubo una discusión muy amplia con las empresas para ver qué es lo que ellos sentían que la universidad no les estaba dando, cuáles eran sus expectativas de los profesionales y junto con ello se fue trabajando en los perfiles de las nuevas carreras, tanto las que se abrieron en todo este periodo como la revisión de las carreras que ya ofrecía la universidad y que sufrieron cambios en sus planes de estudio. Y ese diálogo se ha mantenido, porque esto está cambiando muy rápidamente.

Quiere decir que en este momento hay nuevas demandas de parte de las empresas. ¿Qué tipo de demandas?

Lo que nosotros podemos observar  es que hay un altísimo grado de incertidumbre en el mercado laboral. Un joven que comienza la universidad en administración de empresas, lo hace pensando en que va a haber un trabajo con el perfil tradicional del administrador de empresas esperándolo dentro de cuatro años. Lo que nosotros estamos observando es que eso ya no es así, el mercado laboral está cambiando tan rápidamente que probablemente sí va a haber un empleo, pero seguramente no va a estar directamente ligado con el perfil tradicional de un administrador de empresas, sino que seguramente va a ser una combinación de muchas cosas, gente que entienda de mercado, de finanzas, idiomas… esos cambios cada vez los estamos viendo más acentuados, de manera tal que para las universidades cada vez es más difícil poder hacer los cambios en los planes de estudio dentro de las modalidades tradicionales. Una manera de resolver el problema aquí en la UAM ha sido flexibilizar los planes de estudio para que los estudiantes puedan estudiar dos carreras al mismo tiempo y eso cada vez se está haciendo más popular. La universidad está explorando posibilidades de ofrecer carreras conjuntamente con universidades fuera del país, porque para nosotros en ciertas áreas va a ser muy difícil abrir una carrera totalmente desde 0, sobre todo en áreas que tienen componentes tecnológicos y que requieren inversiones grandes. Lo que estamos hablando es que los estudiantes puedan comenzar su carrera aquí con nosotros y terminar en una universidad, principalmente en Estados Unidos. Entonces ese tipo de cambios son los que sentimos que están presionando a la universidad para mantenerse al ritmo de la demanda que sentimos está llegando de las empresas.

¿Cuándo implementarían este nuevo sistema?

Ha habido pláticas con la Universidad Internacional de la Florida, sobre todo en el área de diseño y comunicación, hemos tenido pláticas también con una universidad en Carolina del Norte en áreas relacionadas con el arte y el teatro. Y recientemente estuvimos en Colorado en dos universidades, la Universidad de Colorado Spring y la Universidad de Denver. Ahí exploramos unos programas que tienen que ver con innovación y con sicología, respectivamente. El que está más adelantando es el programa con la Universidad Internacional de la Florida; tenemos previsto este año terminar de hacer las revisiones de currículo y yo esperaría que para el 2017 se abra esa oferta.

Suena muy atractivo este plan, pero a la vez es una señal de que las instituciones académicas en Nicaragua no están preparadas para responder a la demanda que tiene el sector privado…

Hay dos razones principales para hacer esto. Uno es que efectivamente no hay los recursos, recursos humanos y tecnología. Y luego hay una realidad que es que en este mundo cada vez más abierto la experiencia de estudiar y de poder trabajar un tiempo en otra cultura es un elemento importante de la formación, entonces eso también nos ha hecho tomar la decisión de comenzar este tipo de programa. Pero sí tiene un peso importante la realidad de que en una universidad pequeña como esta, ciertos programas son muy difíciles de implementar. Una manera de quemar etapas es aprovechando la experiencia que tienen universidades amigas que están dispuestas a tener este tipo de colaboración.

¿Qué experiencia tiene la UAM en internacionalización de la educación?

La internacionalización ha venido evolucionando, hasta hace dos o tres años se identificaba con el intercambio de estudiantes, la movilidad de profesores, la firma de convenios de cooperación que eran muy genéricos, intercambio de investigaciones y de bibliografía. Ahora se está viendo que esto es mucho más amplio, que es realmente toda una filosofía que debe incorporarse a la educación para permitirles a los jóvenes tener una experiencia formativa en un ambiente internacional y a los profesores también. El plan de internacionalización del próximo año comprende un paso más allá de solo el intercambio de profesores y estudiantes, incluye titulaciones conjuntas con universidades de fuera del país, estancias más largas de investigadores, profesores y estudiantes de otras universidades aquí en Nicaragua y viceversa.

En esa comunicación constante que tienen con las empresas, ¿han notado que de parte de las empresas también hay una gran demanda de fuerza laboral técnica y no precisamente profesional?

Hay una distorsión que se ha venido señalando desde hace tiempo, porque la matrícula en el Instituto Nacional Tecnológico y los centros técnicos del país es menos del 5% de la población en edad de ese tipo de estudios, en cambio en las universidades estamos llegando al 30%. Y los recursos ya no digamos, el 6% para las universidades del CNU (Consejo Nacional de Universidades) comparado con lo que recibe la educación técnica que es básicamente el 2% de la nómina que pagan las empresas. Hay una preocupación para tratar de resolver esa distorsión debido a que está llevando a una desvalorización de los títulos universitarios, porque tenemos un número grande de graduados y las empresas están necesitando personal con un nivel de formación menor, lo que están haciendo es contratando a jóvenes que vienen de la universidad con títulos de licenciado, de ingeniero y les pagan lo que pagan a un técnico. Creo que el país tiene que ordenar este desbalance que hay entre la formación técnica y la formación universitaria, tiene que prestársele más atención al tipo de formación que las universidades debemos ofrecer de cara a los retos que tiene el país.

¿La UAM se ha planteado el propósito de ofrecer educación técnica?

En las discusiones que hemos tenido en los dos últimos años se ha planteado incursionar en algunas áreas técnicas, con la idea de ir gradualmente desarrollando capacidad para entrar en áreas que pensamos que son fundamentales para el desarrollo del país. Hemos tenido pláticas con universidades que ofrecen ese tipo de formación, la discusión es cómo integrar eso al trabajo de una universidad como la UAM, que ya está establecida en el nivel profesional, sin distorsionar la naturaleza de la universidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus