•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que las autoridades alertaron que este fin de semana habrá fuertes vientos en Nicaragua y que las olas alcanzarán hasta 2.5 metros de altura, en San Jorge los pescadores siguen adentrándose en el lago.

José Jesús Guevara, de 34 años, afirmó ayer que el viento más bien le mejora su faena de pesca y por eso prefiere desafiar las olas en su pequeña panga.

“Somos cerca de 20 pescadores aquí en San Jorge y unos entran a pescar en bote y otros en pequeñas pangas. Hasta el momento la Fuerza Naval no ha prohibido los zarpes a ninguno y la verdad es que ya estamos acostumbrados a arriesgarnos con estos vientos”, detalló Guevara, quien lleva 22 años dedicados a la pesca.

Mientras la zona de restaurantes ubicada en el borde costero de San Jorge ha sido, de momento, la más afectada por los fuertes vientos que cruzan del lago Cocibolca hacia el istmo de Rivas.

Freddy Rodríguez Espinoza, propietario del restaurante El Refugio, aseguró que cuando las rachas de viento cobran mayor fuerza se levantan tremendas cortinas de arena que van a caer dentro del local, “y queda como parte de un desierto. Esto causa molestia a nuestros clientes, porque el viento y la arena los golpean y quienes más se molestan son los extranjeros”, precisó.

Quienes aún no sufren afectaciones por los fuertes vientos son los propietarios de las embarcaciones que prestan el servicio de transporte de carga y pasajeros entre San Jorge y la Isla de Ometepe.

Según el transportista Manuel Centeno, propietario de la embarcación de madera Santa Martha, tanto los ferris como las lanchas están cumpliendo con sus horarios establecidos.

Hay 4 ferris y 4 lanchas que efectúan 16 viajes al día.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus