•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En larga y angustiante se está volviendo la espera para los familiares de los cuatro sospechosos de haber participado en el crimen del turista de origen alemán Anthony Benedict, ultimado el 20 de diciembre en la laguna de Xiloá.

“Todos los días me dicen que mañana van a poner libre a mi marido, pero nada de eso sucede”, se queja Magdalena Araya, pareja de Rodrigo José López, capturado por la Policía hace una semana en calidad de sospechoso.

En el caso de López, el Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) aceptó un recurso de exhibición personal por detención ilegal a su favor, nombrando a un juez ejecutor, pero su familia no ha seguido con el trámite. 

En igual situación están los familiares de Michael Gutiérrez Matamoros, Oscar Padilla y una cuarta persona solo conocida como “La Vicky”, quienes  desde hace una semana están presos en las cárceles de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Hasta la tarde de ayer las autoridades policiales no brindaban ninguna información en relación con la situación en que se encuentran los cuatro detenidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus