Orlando Barrios
  •   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las condiciones en que viajan los usuarios de transporte urbano de las rutas San Carlos y Sacuanjoche, en la ciudad de Masaya, son deplorables. Al abordar las unidades, el usuario se encuentra con asientos deteriorados, sarrosos y con un espacio reducido.

La historia parece de nunca acabar. Los usuarios se quejan a diario por el mal servicio que prestan estos microbuses con capacidad de 36 personas, pero los cobradores rebasan la ese número, provocando que los pasajeros sientan que viajan en una lata de sardina.

“Los cobradores montan a todo el mundo y uno viaja todo apretado, buscando como lo bolseen a uno. Los microbuses son pequeños y montan personas como que si estos tuvieran la capacidad de los buses grandes”, refirió doña Mercedes González, quien viaja a diario al mercado Ernesto Fernández.

Asimismo, un usuario comentó que además de exponerse a los robos por ir apretados, los conductores no tienen el mínimo reparo en cuanto a la seguridad de los pasajeros y no esperan ni que hayan bajado por completo para emprender de nuevo el recorrido.

“Como usuario, me siento humillado al ver cómo los conductores no esperan que uno suba o baje de la unidad. Lo peor es cuando pasa un accidente, hasta dan pesar los bandidos, pero no tienen respeto por los pasajeros”, aseveró otro pasajero.

El Nuevo Diario intentó buscar la versión de las autoridades competentes, pero fue imposible.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus