•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los bachilleres que realizan el examen de admisión en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) presentan serias debilidades en geometría analítica, geometría euclidiana y trigonometría.

Nelson Miranda, instructor de la Academia Sabatina de Jóvenes Talentos de la UNI, explicó que las debilidades pueden deberse a que la geometría analítica y todo lo relacionado con la geometría “se imparte en el sistema educativo pero a finales de año, por lo que no queda tiempo para que se pueda desarrollar completamente estos temas”.

Félix Salmerón, un profesor de matemáticas jubilado que ofrece un curso propedéutico en el Instituto de Estudios Superiores (IES) entre diciembre y la primera semana de enero, dijo que debido a que la geometría euclidiana es “la cenicienta de la secundaria” porque se instruye brevemente, muchos de estos temas “quedan en el aire”.

El problema está en el sistema, los padres y los estudiantes. El sistema tiene deficiencias, pero los exámenes de admisión tampoco tienen una complejidad excesiva”. Nelson Miranda, Instructor de la Academia Sabatina de Jóvenes Talentos de la UNI.

Históricamente el porcentaje de aprobados del examen de matemáticas para ingresar a esta universidad ha sido menor al 10%. El año pasado, de los 2,513 estudiantes que realizaron la prueba, apenas 126 lograron una calificación mayor a los 60 puntos.

Entonces el rector de la UNI, Diego Muñoz, explicó que al igual que en años anteriores la mayoría de las fallas fueron en las áreas de geometría analítica, funciones y geometría euclidiana. Este viernes 2,819 bachilleres realizarán el examen de admisión en la UNI, sin embargo solo podrán ingresar 1,450 en las diferentes carreras que ofrece esa casa de estudios.

Problema

Para el profesor de la Academia de Jóvenes Talentos, la debilidad está en que los estudiantes tienen dificultades para comprender la temática.

En el caso del álgebra dijo que siguen notándose problemas para comprender las variables, sin embargo se da con menor frecuencia en temas vinculados a pre-álgebra porque son la base de las matemáticas.

“El problema está en el sistema, los padres y los estudiantes. El sistema tiene deficiencias, pero los exámenes de admisión tampoco tienen una complejidad excesiva”, concluyó Nelson Miranda.

Estudiantes confiados

Durante un mes, Asael García, de 17 años, recibió junto con otros 99 aspirantes un curso propedéutico de matemáticas impartido en la UNI. En ese tiempo, asegura que se preparó lo mejor que pudo y por eso está confiado.

“Es un buen curso, muy explicativo, con muchos ejercicios con base en los exámenes pasados. Me siento en un 80% seguro que lo voy a pasar. Faltan detallitos, de algunas fórmulas más que todo. Pero sí, me siento capaz de pasarlo”, manifestó.

Por su parte Gema Vallejos, de 15 años, asistió al curso que se imparte en el Instituto de Estudios Superiores (IES) por un valor de 35 dólares, en el que durante un mes aprendió “cosas que no sabíamos” y recordó “otros temas”.

Junto con ella estudiaron otros bachilleres que además contaron con círculos de estudio entre sus amigos y profesores privados.

Félix Salmerón, quien impartió el curso propedéutico en el IES, explicó que este año los jóvenes van mejor preparados porque varios de ellos además de la base de la secundaria y este propedéutico, se inscribieron en un curso libre que ofrece la UNI a través de la Facultad de Ciencias y Sistemas, que tiene una duración de 18 semanas en modalidad sabatina.

“Tengo entendido que hay una orientación de hacer el examen más accesible. Hay una comisión formada por el Mined, UNI y UNAN de no tirar a matar a los chavalos. Históricamente el examen de la UNI ha sido horrible para todos. La perspectiva es que la cantidad de aprobados va a ser mucho mayor, por como viene el examen. Que venga difícil o fácil es un arma de doble filo, porque si está fácil van a competir todos por el cupo”, refirió el docente.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus