•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El análisis que hace el excanciller de la República, Francisco Aguirre Sacasa, sobre las deportaciones por parte del Gobierno de Estados Unidos es que responden a una táctica electoral.

Aguirre descartó que se realicen expulsiones masivas de nicaragüenses que viven indocumentados en el país del Norte, aunque sí se mostró sorprendido por los 771 ciudadanos que fueron regresados a Nicaragua en 2015, de acuerdo con información oficial.

“No creo que sea un programa masivo de deportaciones, lo que está pasando es que el gobierno demócrata, que ha sido tildado de blandengue, quiere dar la apariencia que de repente se está poniendo severo”, valoró Aguirre.

A su criterio, a las deportaciones se les está dando mucha publicidad y se han convertido en un intento político del Gobierno de decirle al pueblo que se encuentra tomando medidas.

El excanciller señaló que no ve a grandes cantidades de latinoamericanos siendo deportados  de Estados Unidos, pero sí una campaña de publicidad importante para dimensionar las expulsiones que realice el Gobierno. “No creo que veamos a miles de nicaragüenses siendo deportados de  ese país”, insistió Aguirre.

IGUAL QUE A CUBANOS

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció que durante su encuentro con el vicepresidente estadounidense Joe Biden, hace unos días en Guatemala, pediría que se respeten los derechos humanos de los centroamericanos indocumentados que se encuentran en Estados Unidos y están siendo detenidos para su deportación.

Días antes el secretario de Estado, John Kerry, informó que su gobierno planea “expandir el programa de admisión de refugiados” para incluir a ciertos inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras --sin mencionar Nicaragua-- que huyen de la violencia en sus países de origen.

“Lo que vi es que Guatemala, Honduras y El Salvador pedían que se les diera a  los centroamericanos el mismo trato de los cubanos, pero no creo que eso ocurra en una contienda electoral, en la cual se ha catapultado al primer plano la deportación de los indocumentados, difícilmente se va a ampliar ese trato”, consideró el excanciller Aguirre.

PLANES

El Salvador, Guatemala y Honduras, con el apoyo de Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tienen previsto implementar la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica con el fin de prevenir la migración al país del norte.

Aunque en los planes que impulsan las tres naciones no se incluye al país, los medios de comunicación estadounidenses ya hablan de Nicaragua en los debates sobre las expulsiones de migrantes, según Aguirre.

“A nosotros nos han metido en el mismo saco de los indocumentados de los países del Triángulo del Norte, cosa que no había ocurrido con los niños centroamericanos que viajaban a Estados Unidos”, planteó.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus