•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 27 de noviembre pasado, April Carcache Gutiérrez estaba sola en un cuarto de su casa, en el barrio Santa Rosa, en Managua, cuando escuchó unos ruidos extraños que provenían de la sala.

Eran Jairo Sánchez Leiva y José López González quienes estaban robando. Afuera, en un vehículo, estaba Ana Bertha Reyes vigilando la zona. Todos tenían armas de fuego o cortopunzantes.

Un expediente judicial dice que Carcache Reyes "se asomó desde su cuarto, observó al acusado, Jairo Sánchez Leiva, quien estaba en la sala de la vivienda. De inmediato la víctima salió de su cuarto, se dirigió al acusado, pero este al observar a la víctima, la intimidó apuntándola a la altura de la cabeza con el arma de fuego tipo pistola, color negra” y le advirtió que si se movía, la mataba.

La mujer, en un primer momento se paralizó, pero luego se armó de valor, le gritó a Sánchez Leiva y forcejeó con él.
Sánchez Leiva, miembro de una de las varias bandas de asaltantes que ha desarticulado este año la Policía, la golpeó con su puño en el rostro y la metió a la fuerza en un cuarto.

Pero Carcache Gutiérrez no se dio por vencida. Tomó dos jarrones, salió del cuarto y se los tiró a la cara a Sánchez Leiva.

“Inmediatamente este la arremetió contra la víctima, a la que le propinó un golpe con los puños cerrados de su mano, que le impactó en el rostro a la víctima, mientras que el acusado López González amenazó con impactarle en el rostro con una herramienta de hierro que portaba”, agrega el expediente.

Los dos ladrones metieron de nuevo a la mujer en el cuarto.

Entre los miembros de los grupos de delincuentes hay mujeres a las que no les tiembla la mano cuando usan armas de fuego.

“Sánchez Leiva la tiró sobre la cama y la volvió a golpear con los puños cerrados de su mano, indicando que no le iba a hacer nada y que se quedara en el cuarto, y cerró de nuevo la puerta del cuarto del dormitorio de la víctima”, precisa el expediente.

  • CASOS. Miembros de al menos siete bandas han sido arrestados en el comienzo de este año.

Los hombres, que junto a la mujer que estaba en el vehículo habían vigilado por días la casa, empezaron a barrer con los objetos de más valor: una computadora de US$500, C$5,000 en efectivo, un teléfono celular de US$200, joyas valoradas en C$1,000, las escrituras de la vivienda y de una motocicleta, y hasta un par de zapatos negros,  deportivos, cotizados en C$900.

ÚLTIMO INTENTO

Carcache Gutiérrez, golpeada pero furiosa, volvió a tomar valor, salió otra vez de su cuarto y siguió a los ladrones hasta la calle, donde Ana Bertha Reyes desde el interior de un vehículo sacó un arma, apuntó a la mujer y la sentenció: "Te voy a matar".

Reyes jaló el gatillo, pero del arma no salió ninguna bala.

De inmediato, Reyes encendió el vehículo y arrancó, fugándose con sus dos cómplices y los objetos robados.

LAS BANDAS

Sánchez Leiva, José López González y Ana Bertha Reyes pertenecen a la banda de delincuentes "Jairo Loco", una de las desarticuladas por la Policía Nacional en este inicio de año y que, entre otras características, se destacan por movilizarse en motocicletas, vigilar las zonas donde cometían sus crímenes y por no temblarles la mano cuando atacaban a sus víctimas.

Sánchez Leiva y Reyes protagonizaron otro atraco, el 5 de diciembre pasado, en la casa de Ramón Real Navarrete y Rosa González Muñoz, en Las Brisas, Managua.

Ese día, Sánchez Leiva junto a Alberto Fonseca ingresó a la fuerza a la vivienda y empezaron a llevarse algunos objetos de valor: joyas de oro, plata y acero; dos relojes valorados en US$204 y un teléfono celular de US$350.

El destino, sin embargo, los traicionó, porque Real Navarrete y su esposa volvieron antes de lo esperado y descubrieron a los ladrones.

CARA A CARA

Fonseca, con parte de lo robado en su mano izquierda, de pronto se vio cara a cara en el interior de la vivienda con Real Navarrete, el dueño.

Sin dudar, Fonseca sacó un arma con su mano derecha y apuntó a Real Navarrete y le gritó: “Te voy a matar, h..p..”.
La víctima huyó y pidió a su mujer, quien se había quedado en un vehículo afuera de la casa, llamar a la Policía.

En ese momento apareció Sánchez Leiva, el líder de la banda, y armado lanzó a Real Navarrete otra amenaza: : “¿A quién vas a llamar, h... p...?”.

Ana Bertha Reyes, la mujer integrante de la banda y quien estaba encargada de conducir y vigilar la calle, bajó de una camioneta y forcejeó con Real Navarrete, a quien uno de los ladrones le dio con la cacha del arma en la cabeza, dejándolo inconsciente.

La situación permitió a los ladrones subirse a la camioneta y huir.

Pero los robos y fugas de la banda "Jairo Loco" duraron hasta enero, cuando fueron capturados.

Los que enfrentaron a la Policía

Temerarios. José Ernesto Martínez Guevara y Javier Antonio Flores fueron atrapados el 7 de enero por la Policía Nacional, por ser sospechosos de cometer varios robos. Los dos hombres pertenecían a una de las bandas delincuenciales desarticuladas en la primera quincena de enero.

Martínez Guevara y Flores, no obstante, no dudaron en desenfundar sus armas contra el comisionado Arnulfo Ampié y capitán Francisco Velásquez, quienes allanaron una vivienda en en el barrio Vista Xolotlán, de Managua.

Durante el operativo, “José Ernesto Martínez Guevara sale portando en su mano izquierda un arma de fuego tipo pistola, color gris, cacha negra, sin serie visible, sin marca visible y quien con conocimiento y voluntad de privar de la vida a la víctima, comisionado Arnulfo Ampié, y sin estar debidamente autorizado para su portación, utiliza el arma y apunta hacia la humanidad de la víctima a la altura del tórax, de forma amenazante”, precisa el expediente.

Martínez Guevara disparó contra el comisionado Ampié, pero la bala dio en una puerta y luego el capitán Velásquez lo neutralizó, con lo que acabaron sus días de fechorías.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus