•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rosita Nicolás tiene 103 años  y un asilo de ancianos ha sido su casa durante las últimas cuatro décadas. Llegó al Hogar Senil Bautista, en Carretera Sur, por medio de la iglesia Bautista, cuyos miembros la encontraron deambulando en las calles y la llevaron a este centro para protegerla.

Según Gloria Díaz Espinoza, directora de este hogar, nunca se le conoció familiar y ya no se tiene comunicación con las personas que la llevaron. El Ministerio de la Familia (Mifamilia) ha investigado para encontrar a alguien que la conozca, pero la búsqueda ha sido en vano. 

Rosita --diminutivo con el que la llaman-- camina con andarivel, ya no puede hablar y balbucea con dificultad. De las pocas cosas que saben de ella es que no se casó y no tuvo hijos. Pasa la mayor parte de su tiempo en una silla mecedora.

La mirada de Rosita dice mucho y sus arrugas son reflejo del pasar de los años. 

“Ella no es grosera, pero se molesta bastante cuando alguien llega y arregla su cama, le gusta hacer sus cosas. Tiene unos peluches que nadie los puede tocar, solo ella. La alimentación de ella, al igual que la de los demás, son sopas y colados de verduras”, expresó Espinoza.

Olvido

Probablemente, Rosita sea la mujer con más edad en un hogar o asilo, pero no es la única que ha sufrido el desamparo familiar. Son muchas las historias que existen sobre el abandono, y la mayoría coincide con la realidad en la que viven.

Los asilos y casas hogares para adultos mayores son los lugares donde terminan sus días estas personas que son abandonadas por sus familias. Pese a que cada vez son más los lugares que brindan este tipo de apoyo, las autoridades no tienen un dato exacto de los establecimientos que ofrecen este tipo de servicio.

  • 605 millones de personas mayores de 60 años existen actualmente en la Tierra según la OMS.

Sin embargo, en el informe del plan de Gobierno de 2016 aseguran que este año se pretende atender a 4,500 adultos mayores en situación de abandono, participando en espacios de convivencia o actividades en hogares, con el fin de restablecer los derechos del adulto mayor a contar con espacios de protección.

Según fuentes extraoficiales de Mifamilia, entre las agresiones que sufren los de la tercera edad, las más comunes son las agresiones físicas y sicológicas, pero en algunos casos se ha llegado a presentar agresiones sexuales.

Hogares

El Hogar Senil Bautista se fundó en 1944 por iniciativa de un pastor, quien vio que los ancianos necesitaban un lugar donde descansar al quedar en la desolación, cuenta su directora.  Comentó también que la capacidad de este hogar es de 25 personas, entre hombres y mujeres; en el 2015 tenían 21 ancianos y murieron cuatro. Ahora solo hay 17 adultos mayores, en donde la mayoría son mujeres (11) y los demás son varones (6).

  • 25 personas puede atender el Hogar Senil Bautista, ubicado en Carretera Sur, cuyos servicios son gratuitos. 

Espinoza agregó que de los ingresos obtenidos está una subvención de C$12,881 mensuales por parte de Mifamilia. Pero en Nicaragua, el costo de la canasta básica hasta diciembre de 2015 se encontraba en C$12,364. 

“Recibimos también donaciones de amigos e instituciones, pero ese dinero no nos alcanza”, puntualizó.

Ley lo mandata

Según la Ley 720 (Ley del Adulto Mayor) se ordena al Estado la creación del Consejo Nacional del Adulto Mayor (Conam), con el fin de garantizar un adecuado acceso a la salud, a la educación y a la inclusión en programas y proyectos que ejecutan las instituciones públicas o privadas. En el artículo 10, que corresponde a los Deberes del Estado, el inciso número 9 establece que el Gobierno debe promover a nivel nacional, por medio de los gobiernos municipales y con la cooperación de organismos no gubernamentales y sin fines de lucro, la creación de casas hogares para el adulto mayor. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus