•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde pequeño, Pedro Joaquín Navarrete Hurtado estuvo involucrado en diferentes actividades extracurriculares que le ayudaron a cultivar la disciplina, la dedicación y la creatividad, cualidades que fueron clave en su proceso de preparación para el examen de admisión de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). 

Navarrete obtuvo la mejor calificación en esa prueba; 100 puntos, algo que no fue fácil, pues significó muchas horas de estudio, desvelos y exigirse al máximo para poder lograr un resultado sobresaliente.

¿Qué significa para vos haber sido el bachiller que aparte de alcanzar los 100 puntos en el examen de admisión de la UNI, tuvo el mejor promedio?

Me siento realmente satisfecho y orgulloso, más que todo satisfecho porque siento que todo el trabajo que hice rindió frutos. Tuve noches de desvelo e hice sacrificios, pero todo eso rindió frutos y conseguí mi meta, que era salir bien en este examen. 

¿Qué sacrificio en particular podrías destacar y que grafique cuán difícil fue este proceso de preparación?

Entre los sacrificios que sentí más está que en lugar de salir, de jugar con mis amigos, me quedaba estudiando las dos horas que me había propuesto estudiar. En lugar de alguna salida, iba a estos cursos (en la Academia de Jóvenes Talentos de la UNI), o sea, dos horas en la noche que pude haber invertido con mis amigos y que invertí en esos cursos. Después de esto es que iba donde mis amigos y jugaba, pero se me hacía bien noche y dormía poco. 

¿Qué actividades realizás con tus amigos en el tiempo libre?

Jugamos videojuegos. Me gustan los videojuegos de estrategia, donde uno tiene que pensar para ganar, uno se propone desafíos que después, junto a sus compañeros, busca cómo superar y gana el equipo que desarrolle la mejor estrategia. 

¿Considerás que la matemática es importante en la vida?

Considero que matemática es el tema y la materia más importante de toda la vida porque todo se resuelve con números, cualquier problema, cualquier inconveniente o cualquier cosa que pase se puede plantear en un sistema de ecuaciones, puede ser sencillo o puede ser complejo, pero se puede plantear y ahí es más fácil resolverlo.

¿Aplicás la matemática en tu día a día?

Por supuesto, especialmente en los juegos al medir mis estadísticas y compararlas con las de los demás. También cuando salgo a comprar cualquier cosa con mi padre, siempre ponemos en práctica la matemática buscando productos que tengan el mejor precio y oferta. Sacamos un promedio, por ejemplo, de cuánto pesa y cuánto cuesta algo, luego vemos otro producto que pesa más y cuesta más, dividimos y miramos que la fracción es menor, entonces significa que este es más barato, pero el otro es mejor.

¿Por qué elegiste estudiar ingeniería en sistemas?

Porque a mí siempre me ha gustado la tecnología y he intentado aprender a programar, entonces he aprendido un poco por mi cuenta de HTML 5 y un poco de Java. 

Esa carrera es una de las más demandadas en la UNI, ¿qué sentís que podés hacer para ser diferente cuando te toque entrar al mercado laboral en Nicaragua?

Pienso que ante toda esta competencia que hay voy a tratar de destacarme esforzándome, pero también hacer mis propios proyectos que ya tengo en parte planeados con algunos de mis amigos, entre ellos estamos intentando hacer una aplicación, también tenemos pensado hacer un blog para ayudar a otros estudiantes a salir mejor en matemática. 

Siempre fuiste un estudiante excelente, ¿en algún momento de tu vida de estudiante te sentiste discriminado por ser excelente? 

En realidad no, siempre la gente me felicitaba, siempre quería estar conmigo para que los ayudara, entonces se siente realmente bien. Tuve la ventaja de estudiar en un colegio religioso, en el colegio Teresiano, donde nos instruían una gran cantidad de valores como el apoyo mutuo y el respeto, entonces no hubo ningún inconveniente, todo mundo quería ser el mejor, había una gran competencia, pero nos ayudábamos entre sí. 

Tu papá nos comentó que aparte de tus estudios siempre has estado involucrado en diferentes actividades ¿en qué te ayudó eso?

Siento que me ayudó bastante. Estuve en clases de música en toda mi primaria y parte de primer año y me enseñaron que el esfuerzo da frutos porque yo tocaba piano y al inicio no sonaba bien, pero con la práctica me di cuenta que sí podía. Luego, en segundo, tercero y parte de cuarto año estuve en natación, que me enseñó la dedicación, el esfuerzo y la constancia porque iba dos o tres horas diarias después de clases y era un entrenamiento riguroso. Luego estuve en clases de pintura en cuarto año y comienzos de quinto año, ahí aprendí la creatividad, al principio me daban el cuadro en blanco y solo podía hacer copias, pero con el tiempo empecé a crear mis propias pinturas.

¿Cómo era un día tuyo en el tiempo que te estuviste preparando para el examen de admisión de la UNI?

Un lunes, por ejemplo, me levantaba a las 6:00 a.m., me bañaba, desayunaba, a las 7:30 a.m. entraba a clases, salía de clases a las 3:30 p.m., me iba a mi casa, comía algo, me alistaba, después iba dos horas a los cursos de la UNI, después, casi a las 6:00 p.m., regresaba a mi casa y cenaba, luego me ponía a hacer tareas y a estudiar lo de mi colegio, así se me hacían las 8:00 p.m. u 8:30 p.m. y empezaba a socializar con mis compañeros y a jugar videojuegos, entonces me dormía tipo 11:00 p.m. o 12:00 a.m. 

99.26 por ciento fue el promedio académico de IV y V año de secundaria de Pedro Joaquín.

Esforzado

Pedro Joaquín Navarrete tiene 16 años y es bachiller del colegio Teresiano de Managua.
Es el primero de cuatro hijos, tiene dos hermanas de 13 y 9 años y un hermano de 1 año.
También le gustan las asignaturas de física e historia.
La materia que más le costó en secundaria fue lengua y literatura.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus