•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo que un día fue el bullicioso y concurrido Complejo Judicial Nejapa que por más de tres décadas  sirvió de escenario para  miles de juicios civiles y penales, ahora es la “caja fuerte” de la historia  judicial de los últimos 75 años de Managua.

En este sitio son resguardados al menos 2.5 millones de expedientes judiciales de casos fenecidos y de aquellos que han sido mandados a archivar por los jueces “por falta de impulso procesal” de las partes.

Ninoska Turcio Chavarría, directora del Archivo Central de Expedientes Fenecidos, dijo que esta dependencia creada en el año 2009, semanalmente recibe de 200 a 300 expedientes provenientes de los juzgados civiles, penales, laborales y de familia de la capital.

En  el sitio donde están archivados los documentos, también yacen bajo resguardo al menos 6 mil libros de entrada (de expedientes judiciales) y copiadores de sentencia de causas judiciales que se tramitaron en la vía penal con el derogado Código de Instrucción Criminal (IN).

En los anaqueles del Centro Archivístico de la capital también están cuidadosamente  guardados 1,937 libros copiadores de sentencias cuyas páginas están escritas con excelente caligrafía y ortografía.

Casos históricos

Entre los 2.5 millones de expedientes judiciales hay casos que permanecen vigentes en la memoria popular y los anales de la historia, como el juicio contra los cinco autores materiales del asesinato del mártir de la Libertades Públicas, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal.

En las cajas donde permanecen los archivos fenecidos reposa el envejecido expediente 137/1986, con el cual el abogado Germán Saborío presentó una demanda civil contra Anastasio Somoza Debayle y cualquiera de sus sucesores.

La demanda con la que Saborío exigió el nombramiento de un guardador ad litem fue presentada cinco años después que Somoza Dabayle fue asesinado en una calle de Asunción, Paraguay, donde se refugió tras ser derrocado en julio de 1979.

El guardador ad litem  es la persona encargada de asumir el cuido temporal de bienes litigiosos mientras el juez decide sobre los mismos.

Las madres que reclaman alimentos para sus hijos están entre los principales usuarios de los servicios que brinda el Centro Archivístico de Managua y los juzgados de certificación.

Pero también hay otros de la historia reciente como el relacionado a la quiebra del extinto Banco Internacional, Interbank S.A. (al que llamaban la Pirámide del Ahorro) acontecida en agosto del año 2000.

En el expediente se acumulan las 18 acusaciones que los abogados presentaron en nueve juzgados de la capital contra los implicados en la quiebra bancaria, por la cual los principales acusados fueron los hermanos  Ramón, Saúl y Alex Centeno Roque, a quienes en 2010, magistrados y conjueces de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) absolvieron por “extinción de la acción penal”.

Crecimiento acelerado

A partir del 2015 el Centro Archivístico de Managua comenzó a recibir los expedientes judiciales fenecidos procedentes de los Juzgados de Tipitapa y Ciudad Sandino, reveló su directora, Ninoska Turcio.

De enero del 2015 al 30 de noviembre de ese año ingresaron al Centro Archivístico de la capital procedente de los tribunales de Tipitapa, 35,382 expedientes que equivalen al 39% de los que ingresaron en ese período.

Mientras que del municipio de Ciudad Sandino en ese mismo período fueron recibidos 12,764 expedientes que representaron el 13% del total de expedientes fenecidos recibidos de enero del 2015 al 30 de noviembre del mismo año.

Servicios que brinda

El Archivo Central de Expediente Fenecidos de Managua no solo guarda la historia judicial de la capital de mediados del siglo XX hasta la fecha, sino que también brinda servicio a la población, destacó Turcio.

El Centro Archivístico es el primer lugar por donde pasan quienes solicitan una certificación, folios, sentencias o expedientes que después son certificadas por uno de los jueces certificadores de la capital, explicó Turcio.

El referido centro también sirve como fuente de documentación y consulta para estudiantes de Derecho y catedráticos, agregó la funcionaria judicial.

Las certificaciones de sentencias

Trámites. El juez Certificador de Sentencias de Managua, Luden Quiroz García, reveló que los servicios que más demanda la población son certificaciones de sentencias, folios, expedientes y en los casos de juicio de familia los oficios son girados por los jueces de las causas.

Quiroz explicó que a diario reciben 60 o 70 solicitudes de certificaciones, la mayoría correspondiente a expedientes donde se han tramitado juicios por alimentos en los Tribunales de Familia.

“Cuando un  expediente ingresa a Archivo Fenecido es porque ya todo (el proceso) está concluido o bien porque se declaró caducidad de la causa por falta de impulso procesal”, explica el juez Quiroz.

Por su parte, el otro judicial certificador de Managua, Rúen Arias, aclaró que en los casos donde el juez no ha declarado el archivo definitivo de la causa, ellos tampoco declaran la caducidad de la misma.

Una vez solicitada la certificación, el usuario tiene el documento solicitado en un plazo de 15 días hábiles (no cuentan días de  vacaciones judiciales,  feriados y fines de semana), concluyó el juez Arias.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus