Velia Agurcia Rivas
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

José Hogson, un contador público en días de semana y repartidor de nacatamales en el área de Nueva Jersey y Nueva York los fines de semana, ha tenido días difíciles debido a la supertormenta Jonas —también bautizada como "Snowzilla"— que paralizó la costa este de Estados Unidos desde el pasado viernes. 

Hogson es originario de Bluefields y residente estadounidense desde hace 30 años. Recorre Nueva York y Nueva Jersey los sábados y domingos a bordo del ‘nacatamóvil’, un vehículo en el que vende nacatamales a domicilio.

En promedio, asegura que cada fin de semana realiza 140 entregas, pero este fin de semana solo ha podido hacer 80. Esto ha significado que al menos ha dejado de captar unos 1,200 dólares ya que cada nacatamal tiene un costo de 5 dólares y el pedido mínimo es de cuatro.  

“Esa es la inconveniencia (de la supertormenta) porque no he podido salir a hacer las entregas; el viernes hice algunas a los clientes que residen en Nueva Jersey. No fue mucha pérdida porque ya esperaba lo peor y programé mi venta tomando ese escenario en cuenta, además, los clientes de Nueva York reconocen la situación y pues me han dicho que cuando pueda hacer la entrega que lo hiciera”, comenta. 

Desde el viernes ha tenido cierta dificultad para mover su vehículo, pero fue el sábado que el ‘nacatamóvil’ quedó sepultado bajo unos 60 centímetros de nieve frente a su casa en Newark. 

  • 19 horas se suspendió el servicio de transporte público en Nueva York. 

“Muchos no esperábamos tanta nieve. Muchas veces pronostican fuertes nevadas, pero que no cae tanto, entonces esta vez sí pasó peor de lo que pronosticaban así que valió la pena prepararse”, expresa. 

En su caso, desde el viernes por la tarde —horas antes del inicio de la tormenta que ha dejado al menos 16 muertos en la costa este y aisló a unos 80 millones de personas en el país— decidió comprar los víveres necesarios, en caso de que se restringiera el tráfico o fuese imposible salir. 

Nicas organizados

Lidia Hunter es una periodista nicaragüense que desde hace casi una década ha convertido la Gran Manzana en su hogar. Desde Nueva York, la oriunda de Managua, administra un grupo cerrado en Facebook, por medio del cual se organiza a la comunidad pinolera en las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey. 

Según Hunter, quien trabaja en la  Fundación Humanitaria Pro Nicaragua monseñor Oswaldo Mondragón, el grupo que fue fundado para apoyar un proyecto educativo de esta ONG en el barrio La Fuente, pero ahora “se convirtió en un punto de encuentro entre los nicas que estamos aquí solos o en familia para compartir nuestra cultura. Y este fin de semana sirvió como un medio para mantenernos unidos e informados sobre la tormenta de nieve”. 

El sábado el ‘nacatamóvil’ del nicaragüense José Hogson quedó sepultado bajo unos 60 centímetros de nieve y no pudo vender los nacatamales como todos los fines de semana.

Hunter asegura que “entre los nicas nadie ha reportado problemas, solo quejas porque fue restringido el tráfico de vehículos y peatones”.

Para divertirse en familia

A pesar de las temperaturas bajo cero que fueron acompañadas de rachas de viento de más de 80 km/h, se logró ver en las calles de la ciudad a familias disfrutando de la nieve. 

“Al mediodía, en plena nevada, me fui al parque y miré que muchos padres de familia iban con sus niños a disfrutar del tiempo. Estuvieron deslizándose en sus tablas, fue muy divertido”, contó Hunter.

En el icónico parque central de Nueva York, los reportes señalan que el acumulado de nieve hasta la medianoche del sábado fue de 68 centímetros, lo que convierte a la tormenta Jonas en la segunda tormenta de nieve más grande de la historia, desde 1869 en la ciudad de New York.

Desde ayer por la mañana, las autoridades iniciaron las labores de limpieza de calles para levantar la restricción de tráfico. En Newark, comenta Hogson, estaban sacando los autos antes que la nieve se convierte en hielo. “Las calles todavía están llenas de nieve... los camiones andan tirando sal y tratando de limpiar lo más rápido que puedan... pero es un proceso bastante lento”, agregó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus