•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Banco Mundial y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) firmaron una carta de intención para desarrollar un programa que promoverá el uso sostenible de los recursos forestales en el Caribe nicaragüense, informó a través de un comunicado la entidad multilateral.

Dicha iniciativa, que funcionará bajo el esquema de pago por servicios ambientales, hace parte del Programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal conocido como REDD+ y “promoverá el uso sostenible de los recursos forestales y la conservación de la biodiversidad en beneficio de cerca de un millón de personas en situación vulnerable de las Regiones Autónomas del Caribe, la Reserva de la Biosfera Bosawas y la Reserva Biológica Indio Maíz”, se lee en el comunicado del Banco Mundial.

La idea de desarrollar este programa fue presentada por Marena ante el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF por sus siglas en inglés) del Banco Mundial en octubre de 2015. La preparación y negociación de un eventual Acuerdo de Pagos por Reducción de Emisiones se realizará en el transcurso de los próximos 24 meses.

Plan ambicioso

De acuerdo con la comunicación oficial, con la implementación de esta iniciativa, en los próximos dos años, Nicaragua se ha trazado como meta la reducción de aproximadamente 11 millones de toneladas de emisiones de CO2, según proyecciones estimadas del Marena, de lograrse el país podría percibir hasta US$55 millones según el acuerdo suscrito  de parte del FCPF.

El FCPF provee incentivos para la reducción a gran escala de emisiones provenientes de la deforestación y la degradación forestal en países en desarrollo, proveyendo recursos financieros para el uso sustentable de los recursos forestales y la conservación de la biodiversidad.

Por otro lado, en la región del Pacífico, el Gobierno pretende sembrar este año 400,000 árboles en los departamentos de Managua, Masaya, Chinandega y León para que sirvan como cortinas rompevientos para prevenir enfermedades  ocasionadas por las ante las tolvaneras que suelen darse en esas zonas, especialmente en Occidente. La información, contenida en el documento Plan de Buen Gobierno 2016, establece que Marena e Inafor también deberán dar mantenimiento a los 382 kilómetros que se sembraron durante 2015 con ese mismo propósito en dichas zonas del país.

  • 55 millones de dólares obtendría el país de lograr concretar la captura de CO2.

Iván Ramírez, coordinador de proyectos de la no gubernamental Amigos de la Tierra, en la siembra de estas cortinas rompevientos podrían implementarse las llamadas cercas multiestratos, las cuales consisten en sembrar especies de árboles morfológicamente distintas entre sí, pero con la capacidad de compartir el mismo espacio.

En este sentido, Inafor estará sembrando 20,000 nuevas hectáreas “y el establecimiento de regeneración natural en 244,530 manzanas de Reservas Naturales, en  Nueva Segovia, Estelí, Jinotega, Matagalpa, León, Chinandega, Boaco y Chontales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus