Humberto Galo Romero  |  Antonio Fumagalli
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La prolongación del verano nicaragüense hasta julio o inclusive agosto es el escenario que la organización no Gubernamental Centro Humboldt prevé podría ocurrir durante este año.

Tradicionalmente la época lluviosa en el país ocurre entre mayo y noviembre, sin embargo, Rodenick Cano, responsable del área de Monitoreo Climático Local, de dicha ONG, explicó que la disminución de las precipitaciones estaría relacionada al hecho que el cambio climático ha incidido en que el fenómeno de El Niño sea el más intenso.

“Se cree que el periodo de El Niño está en su punto más álgido y ha comenzado a descender poco a poco, pero este descenso sería hasta agosto, es decir, que el verano se podría prolongar hasta el mes de julio o agosto”, dijo Cano.

El corredor seco

El especialista agregó que esta proyección podría tener severas consecuencias sobre todo para la población del país que se ubica en el llamado corredor seco, integrado por los departamentos de León y Chinandega, en el Occidente; Matagalpa, Estelí y Nueva Segovia, en el norte y algunas zonas de Carazo, en el centro del país. 

En estos departamentos se ubican 33 de los 153 municipios que existen en el país, los cuales durante 2015 registraron algunas afectaciones en la producción de granos básicos, precisamente a consecuencia de la irregularidad de las precipitaciones.

“Ojalá me equivoque y en lugar de ausencia de lluvia, haya mucha, pero por lo que se pronostica tendríamos la misma tónica del año pasado; muchos productores afectados”, indicó  Cano.

El último informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) fechado el 14 de enero pasado, ya había externado la proyección de que el fenómeno climático El Niño experimentaría un comportamiento como el que se pronostica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus