•   León.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas 20 familias identificadas como miembros de la secta religiosa Cuerpo Místico de Cristo, procedentes de distintos departamentos y que tenían más de dos meses de haberse asentado en el interior de cuatro viviendas de un barrio de León, fueron desalojados ayer en horas de la mañana por autoridades policiales.

El allanamiento y desalojo ocurrió en el reparto espontáneo 3 de Julio, ubicado en áreas de la antigua empresa Cartonera, 2 kilómetros al norte de la ciudad de León. En su mayoría había niños oriundos de los municipios de San José de Bocay, Wiwilí, Matagalpa, Estelí, Chinandega, Diriamba, El Sauce, Santa Rosa del Peñón y León.

En total había entre 86 personas, entre adultos y niños. Luego del allanamiento y desalojo las familias fueron trasladadas en varios autobuses a sus lugares de origen, pero para garantizar el cumplimiento de dicha disposición, fueron custodiados por dos patrullas de la Policía.

Mariano Contreras, uno de los miembros de la secta religiosa y originario de El Sauce, admitió que tenía dos meses de haberse sumado a dicha agrupación religiosa. Él se trasladó desde Jinotega con su esposa. “Nuestra misión es evangelizar y transmitir las doctrinas cristianas, somos personas que no le hacemos daño a nadie, que creemos en Dios y que decidimos convivir juntos como hermanos”, dijo.

Sin detenidos

Las autoridades policiales evitaron brindar declaraciones al respecto, sin embargo el operativo que efectuaron contó con el respaldo de casi el 50% del personal administrativo y de las especialidades de Seguridad Pública y Auxilio Judicial, además del apoyo de las delegaciones territoriales y patrullas de Managua.

De acuerdo con denuncias de los vecinos, en el lugar se desarrollaban vigilias religiosas que se extendían hasta en altas horas de la noche, además que practicaban rituales donde a los niños los colgaban de los pies.

Hacinamiento

Uno de los oficiales que participó en el operativo afirmó que el hacinamiento en las cuatro viviendas era evidente. “No se contaba con las condiciones higiénico-sanitarias para habitar, se observaban charcas putrefactas en el patio y había poco espacio para la gran cantidad de niños”, comentó.

Jesús Ocampo Rosales, de 43 años, originario de San José de Bocay, y quien se encontraba en el sitio al momento del allanamiento, rechazó que practicaran rituales con niños y expresó que son miembros activos de la iglesia Cuerpo Místico de Cristo, una secta religiosa que el año pasado fue desarticulada en la comunidad Venecia en El Viejo, Chinandega. Sus líderes fueron condenados por exposición de personas al peligro y tráfico de migrantes. 

“Nosotros somos cristianos que alabamos a Dios y es falso todo eso, apoyamos a quien viene ayudar”, sostuvo Ocampo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus