•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace quince años Félix Antonio Trujillo, de la comunidad Wirruca, jurisdicción de Boaco, dejó la costumbre que le enseñó su padre: quemar la tierra antes de sembrar los granos básicos

"Mi padre me enseñó a quemar  todo: la huerta, la tusa, la broza del frijol y los olotes. Aprendí a quemar cuando iba a iniciar la siembra. Dejaba el suelo bien limpio y cuando lo recuerdo me da tristeza, porque me di cuenta del daño que hacía y que estaba destruyendo mi tierra con las quemas", relató Trujillo.

Hoy día en su finca de 10 manzanas, que está bien diversificada, trabaja en la conservación del suelo con prácticas de producción orgánica y con cero quemas.

Trujillo indicó que el no quemar el suelo eleva los niveles productivos. A pesar del verano, en primera sacó 18 quintales de frijoles  y 50 quintales de una manzana de maíz.

Con el objetivo de prevenir los incendios forestales y quemas agrícolas, el Instituto Nacional Forestal (Inafor) y la Alcaldía de Boaco equiparon a 12 miembros  de la Dirección General de Bomberos.

Brigada

Alberto Varela, bombero de línea y jefe de turno de la recién formada delegación de la Dirección General de Bomberos de Boaco, precisó que el Plan de la Prevención de las Quemas se lleva a cabo gracias a una brigada que cuenta con seis bomberos permanentes y seis voluntarios. 

"El Inafor y la alcaldía nos dotaron de equipos para la extinción de incendios forestales  como bombas, palas, rastrillos, machetes y lo que se ocupa para apagar los incendios forestales", subrayó Varela. 

Resaltó que en relación con el año pasado ha habido menos quemas, lo que evidencia que los productores están sensibilizados sobre los efectos que estas producen en el medioambiente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus