•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde los primeros días de febrero, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) reportó que los vientos han registrado velocidades entre 20 y 40 kilómetros por hora, lo que obligó a la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua a suspender la navegación en algunos puertos del país.

Sin embargo, ayer desde las 5:00 de la mañana restableció el pilotaje entre el puerto de San Jorge y la  isla de Ometepe,  luego de constatar que la intensidad de los vientos disminuyó  considerablemente.

Los permisos de zarpe para las ocho embarcaciones que cubren esta ruta fueron cancelados, desde las 10:00 de la mañana del pasado jueves, debido a que los vientos que cruzaban por el lago alcanzaban velocidades de hasta 40 kilómetros por hora.

La navegación se restableció con el permiso de zarpe que se le autorizó al al ferri Che Guevara, que se encontraba  anclado desde el jueves  en el puerto de Moyogalpa con 32 pasajeros y 2 camiones.
Cipriano Quiroga, propietario de la embarcación, aseguró que cada vez que se les cancela  el permiso de zarpe, ellos  dejan de percibir  cerca de US$1,500 al día, “y esto nos acarrea un dolor de cabeza con los bancos, que nos financian”, aseguró.

Piden rediseñar muelle

De acuerdo con  los empresarios del transporte acuático, la  cancelación de los permisos de zarpe no se debe a la intensidad del viento, ya que, según ellos, todo se origina por la falta de condiciones que presta el área de atraque en el muelle de San Jorge.

“Por eso  presentamos una serie de recomendaciones a la Empresa Portuaria Nacional (EPN), porque la inversión que se hizo en el muelle no favoreció en nada el atraque de las embarcaciones y más bien ocurrió lo contrario y se debe de rediseñar el área”, puntualizó Quiroga.

Milton Arcia, propietario de los ferris Ometepe I y  III, confirmó la versión de Quiroga y señala que de no ser por el mal diseño del puerto de San Jorge, ellos navegarían fácilmente todo el año  sin problemas.

Asimismo, explicó que el puerto de San Jorge fue mal diseñado desde el inicio de su construcción, en 1975, “porque está en una zona donde los vientos  golpean al sector noroeste, por donde ingresan los barcos y los capitanes tienen que lidiar con el oleaje, las corrientes y el viento. Debería ser un puerto de aguas mansas como el de Moyogalpa, donde nunca hay problema, y por eso estamos haciendo propuestas para hacer un  rediseño  que preste las condiciones”, precisó.

Daños en Chontales

Los fuertes vientos registrados durante los últimos días han provocado que se cayera parte de los techos de algunas viviendas y se desplomaran algunos árboles en el municipio de Juigalpa. También algunas casas de madera vieja, ripio y plástico están por colapsar.  

En un sondeo que realizó el responsable de gestión de riesgo de la Alcaldía de Juigalpa, Jensen Montiel, con algunos medios de comunicación, se logró constatar las afectaciones de 3 viviendas.

Sin embargo, Montiel refirió que son alrededor de 10 los techos parcialmente dañados de algunas casas, así como el de la escuela de la comarca Santa Cruz y el de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).           

  • En Chontales, varias viviendas han perdido el techo por los vientos  y propietarios piden ayuda a la comuna para repararlos  

Modestana Blandón, de 80 años, del barrio La Tonga, de la zona 8 de Juigalpa, se presentó con urgencia a la municipalidad a pedir ayuda, pues parte del zinc viejo de su casa que es construida de madera vieja, ripio y plástico, cayó.       

La señora teme también que la casa se desplome, debido a que se tambalea cuando ocurren los fuertes vientos.  

Ivania Vargas, otra habitante afectada por los vientos, pide a la alcaldía que la apoye con láminas de zinc para reconstruir el techo del porche de su casa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus